El Clasicismo

Influence de l'Antiquité, décorations baroques puis classiques : l'architecture évolue aux XVIIe et XVIIIe siècles

Place Vendôme - Colonne Vendôme, Paris

En los siglos XVII y XVIII, la influencia de la Antigüedad todavía es más patente. La simetría, la simplicidad de las líneas están de moda desde principios del siglo XVII, como demuestra la Place des Vosges.

El estilo jesuita introduce la cúpula y las decoraciones barrocas, especialmente en las iglesias de la Sorbona y Val-de-Grâce.

Desde 1650 hasta la segunda mitad del siglo XVIII, en París se multiplican los frontones, las columnas, las cúpulas y los techos Mansart.

Los arquitectos de Luis XIV construyen la columnata del Louvre, el Institut, los Inválidos, la Place Vendôme y, evidentemente, el castillo de Versalles.

Luis XV se encargará de la plaza de la Concordia y del Panteón.

Bajo el reinado de Luis XVI, la arquitectura apostará por la simplicidad, después de un largo periodo rococó.

 Todavía se acercará más al modelo antiguo durante el Primer Imperio, y la Restauración no evitará imitaciones como la columna Vendôme, la iglesia de la Madeleine, los arcos del Carrousel y de Etoile, que evocan los grandes edificios de la antigua Roma.