Paris loves music!

Places in Paris have always inspired musicians and singers. Explanations and a selection of some essential songs.

An ode to Paris. So many songs have been written by artists who have taken their inspiration from the romantic charm of the capital and its timeless districts. Take a tour of this city which is eternal and always in tune…


A ticket for jazz

To enter Paris via Porte de Lilas in the past, you would take the metro. Before doing so you needed to have your ticket punched (i.e. validated) by the ticket puncher, the famous Poinçonneur des Lilas in the eponymous song by Serge Gainsbourg. ‘Celui qu’on croise et qu’on n’regarde pas’ (‘The person that you meet but don’t look at’). This ‘other’ Paris has inspired singers from Edith Piaf to Mano Solo. Go down the tiled corridors and take a metro to your first stop: Châtelet-les-Halles, a ‘station balnéaire où il n’y a pas la mer’ (‘a seaside resort without the sea’), as sung by Florent Pagny.


Vanessa Paradis © Benoît Derrier

Leaving the station, take the direction rue des Lombards, the ‘Swing Street’ of the capital. Guided by the trumpet sounds of Erik Truffaz or the piano of Herbie Hancock, you are at the heart of Paris’s jazz scene, where you might catch the sound of jazz sounds at the legendary Duc des Lombards.


It is with the same rhythms that Vanessa Paradis and -M- accompany you to the Seine, with their ode to romance from the film Un monstre à Paris. Enjoy watching the wake of the water as the bateaux parisiens glide past as you head to the Île de la Cité and cross one of the many bridges – the same ones to which  Melody Gardot and Juliette Gréco dedicated their duo Sous les ponts de Paris.



Between two banks

Cathédrale Notre-Dame de Paris, façace © Fotolia - miff32

Those bells that you hear in the distance are undoubtedly those of Notre-Dame. Dominating the Île de la Cité, the cathedral is one of the monuments that best embodies the romantic charm of Paris. A sentiment that is also perceived in the song Paris Bells, sung by Marianne Faithfull, about  a melancholy stroll along the banks of the Seine, evoking a lost love ... Paris will never cease to be the capital of love and the songs it inspires often reinforce the myth!


It  was in fact from the square in front of Notre-Dame that an old man tells of the love and beauty of the city to Joséphine Baker in Mon Paris (My Paris). This 'romantic village' which entranced the singer in J’ai deux amours (I have two loves) ...



Arrive on the Left bank

Django Reinhardt © DR

Continue in the direction of the Left Bank, the 'land of poetry and music’ sings Alain Souchon, with a slightly melancholic air. First of all take a stroll around the Latin Quarter and the Sorbonne, which should remind you of your student days, and then on to the Panthéon evoked in La Place des grands hommes by singer Patrick Bruel.


After passing through the Luxembourg Gardens, go down to Saint-Germain-des-Prés, a district with a rich artistic, intellectual and musical history that inspired musical legends such as Django Reinhardt and Juliette Gréco.



From the Eiffel Tower to the Champs Élysées

Tour Eiffel

Following the course of the Seine, you approach Paris’s most famous monument: the Eiffel Tower. Glittering at nightfall, it is the symbol of the French capital but also the theatre of burgeoning or failed love stories. That is how Lana Del Rey sees it in her song Paris, in which the pop diva asks the man she loves to take her to Paris. Throughout the song, she fantasizes about a romantic getaway for the two of them in Paris, imagining them ‘climbing the Eiffel Tower, out all night dancing until death’ … What a programme!


For others, love is celebrated when they are in Paris, as in the upbeat lyrics of Champs-Elysées, sung by Joe Dassin. This song probably has the most innocently romantic lyrics in the Parisian repertoire and accompanies you along the most famous avenue in France. All of which may give you the idea of strolling along the avenue with an open heart ‘through the night’ until the early hours of the morning.



An evening in Montmartre

Paris, film

At the end of the day, the Paris nightlife scene hots up! So head towards the Arc de Triomphe and take metro line 2, in the direction of Pigalle. This corner of Paris is undoubtedly one of the most eclectic in the capital, which explains why it is the most popular Parisian subject in the history of music. From Petula Clark to Serge Lama and Madeleine Peyroux, Pigalle is a favorite among lyricists.


You are at the foot of the famous Butte Montmartre, the opportunity for you to take a look at the famous Moulin Rouge cabaret revues celebrated in song in the eponymous film with the hit Lady Marmalade. Alternatively, enjoy the lively atmosphere of this district with its many bars and concert halls and rub shoulders with partygoers described by Patachou in the song Entre Blanche et Pigalle.


Montmartre is also of course the theatre of Môme Piaf! Her lyrics have their origins here and evoke the Parisian life of an era, from the atmosphere of the neighbourhood to chances encounters, from its ‘cafés crèmes du matin’ (white coffee in the morning) to its ‘marchands de marrons’ (chestnut sellers). In the Paris of Piaf, love is never far away. The city has its sorrows and many delights, and the singer misses the city when she is far away from it.



On the way back…

As day breaks, your tour of Paris in songs comes to an end. Il est 5 heures, Paris s’éveille and images of the city still parade in your head. Follow the example of singer Jacques Dutronc. At the time of day when newspapers were being printed and striptease artists were getting dressed again, he would go to bed.


With your head full of Paris, you deserve some rest after this singular journey in song.

1 Métro Porte des Lilas

Logo du métro parisien © Thinkstock

19e arrondissement - Metro: 11, 3 bis

2 Métro Châtelet-Les-Halles

Enseigne art nouveau du métro parisien © OTCP - David Lefranc

Arrondissements : 1, 4. RER : A, B, D. Metro: 1, 4, 7, 11, 14.

3 Duc des Lombards

Duc des Lombards, club de jazz © OTCP - Marc Bertrand

¡Lo mejor del jazz en el más bello de los clubs! Hablemos claro. Hoy en día, el Duc des Lombards se ha convertido una referencia mundial de la escena del jazz. Los mayores artistas internacionales se disputan el lugar para presentarse en este café situado en el centro de París. Gracias a la excepcional acústica de su sala, el establecimiento está lleno en todas las ocasiones, y sobre todo, desde su reciente renovación, que le ofrece una mayor convivialidad al público. Durante los intervalos, también se puede dejar tentar por los numerosos cócteles y picadas caseras. No se olvide que el viernes y sábado por la noche, después de las doce, ¡es posible venir a escuchar las «Jam Sessions» gratuitamente! Conciertos a las 20h & 22h, se puede comer algo todas las noches después de las 19h. 42 Rue des Lombards, 75001 Paris

4 Pont au change

Muelles del Sena, Paris © Thinkstock

5 Notre-Dame de Paris

Cathédrale Notre-Dame de Paris - Cerisiers en fleurs, Paris

Su construcción coincidió con la elección de París como capital. En la plaza frente a la catedral, una estrella de bronce indica el kilómetro zero, centro del país. Este edificio emblemático del arte gótico es tan harmonioso que parece haber sido diseñado por un único constructor genial, mientras fueron muchos los que contribuyeron, del siglo XII al siglo XIX, cuando fue restaurado por Viollet-le-Duc. Esta catedral vió a Saint-Louis, descalzo, coronado con espinas en 1239, vió el sacro de Napoleón en 1804, y también la celebración de la liberación en 1944…Quizás usted podrá subir los 422 escalones que conducen a la cumbre. Como el Quasimodo de Victor Hugo, se enfrentará a las muecas de unas gárgolas, y verá, en la penumbra de madera del campanario, la campana de treze toneladas llamada Emmanuel. Con el corazón latiendo, contemplará París y las miles de flechas de sus edificios.

6 Pont au double

Cathédrale Notre-Dame de Paris - Vue depuis le pont, Paris

7 Quartier latin (Barrio latino)

Fuente Saint-Michel, Paris © OTCP - Marc Verhille

En la orilla izquierda, alrededor de la universidad fundada en el siglo XII, los profesores y alumnos hablaban mayoritariamente latín. Si bien esta tradición se perdió, el nombre del barrio quedó. Al lado de la Sorbona, del Collège de France, de los prestigiosos liceos y de la biblioteca Sainte-Geneviève, se hallan editores, cafés para repasar freneticamente los exámenes y minúsculas salas de cinema independiente. Desde luego, la fuente Saint-Michel ya no es un lugar donde se encuentran solo estudiantes, pues fue invadido por muchos negocios, pero todavía está infundida por la memoria del Maestro Abélard y de las barricadas de mayo 68.

8 Universidad de la Sorbonne

La Sorbonne - Cour d'honneur, Paris

En 1253, nace una escuela gracias a la iniciativa de Louis IX para 16 estudiantes deseando estudiar la teología pero con pocos recursos económicos. Empezó a llamarse la Sorbonne cuando Robert de Sorbon, confesor del rey, le dio su nombre. Después de 1885, la Sorbonne se convierte en la más importante universidad francesa; hoy en día, todavía cuenta entre las principales universidades de París.

9 El Panteón

Le Panthéon, Paris © Thinkstock

Su cúpula es la cumbre del Barrio latino, y la plaza solemna en la que se erige tiene su nombre. Para sostener la divisa inscrita en su frontón « Por los grandes hombres, la patria agradecida », no se podía diseñar nada menos que este colosal templo cívico. Por una estraña ironía de la historia, este monumento dedicado a las liturgías republicanas fue encargado en 1744 por Luis XV, para celebrar a Santa Geneviève. Trás la Revolución, la basílica apenas acabada fue transformada en templo cívico en 1791, y luego fue definitivamente consagrada como panteón nacional en 1885, durante el funeral de Victor Hugo. En esta sintesis monumental del clasicismo griego y del estilo gótico, están tambien las tumbas de Pierre y Marie Curie, Alexandre Dumas, Jean Jaurès, André Malraux, Jean Moulin, Jean-Jacques Rousseau, Voltaire...

10 Jardín y museo del Luxembourg

Jardin du Luxembourg, Paris © Thinkstock

Los niños lo adoran por sus caballos de madera, sus veleros que uno empuja con una caña sobre el gran estanque, sus stands de golosinas, su teatro de marionetas, sus poneys... Algunas personas ponen sus caballetes para pintar o su juego de ajedrez, otros sus sueños, su cuaderno de notas, su ordenador. En las sillas de hierro forjado, se hacen siestas deliciosas a los pies de las damas de Francia, que forman una ronda de estatuas. ¿Marie de Medicis habría imaginado un éxito tan grande cuando ella encargo la realización del palacio y del jardín? La viuda de Henri IV deseaba reencontrar un poco de su Florencia natal. De la gruta a la italiana que ella hizo construir en 1630 queda la fuente de Medicis con sus nichos y sus náyades. El palacio se ha transformado en la sede del Senado. El administra el jardín y el museo, donde se hacen exposiciones centradas sobre el arte moderno y el Renacimiento, por supuesto, en memoria de la reina florentina.

11 Saint Germain des Prés

Eglise Saint-Germain-des-Prés, Paris © OTCP - Amélie Dupont

El barrio tiene por fronteras el Sena, el Luxembourg, bulevar Saint-Michel y la calle des Saints-Pères. Debe su nombre a la iglesia cuyas primeras piedras datan del año 557 y los mas antiguos vestigios todavía visibles son de los alrededores del año 1000: ¡Un islote de eternidad rodeado por el swing de las modas cambiantes! Desde los años veinte, el mundillo de las letras y de las artes gravita alrededor de los cafés de Saint-Germain. Luego de la Liberación, explota el existencialismo, dirigido por Camus y Sartre, mientras que el Jazz hace temblar los sótanos: Sidney Bechet al clarinete, el escritor Boris Vian a la trompeta...Esta época pertenece a la leyenda, pero Saint-Germain es todavía un dédalo de calles antiguas dedicadas al arte, a los libros y a la moda.

12 Hôtel national des Invalides

Hôtel des Invalides, Paris © Thinkstock

Es un « mansion real cuyo tamaño y espacio permiten recibir y alojar a todos los tenientes lisiados, viejos o caducos ». Sus primeros pensionarios llegaron en 1674. La Iglesia Saint-Louis – « iglesia de los soldados » - y la Iglesia de la Cúpula - « Eglise du Dôme », que se volvió en panteón militar – fueron edificados después. Este conjunto magnífico, cuyo cesped es también real, alberga, hoy en día, cañones – de sobrenombres inquietantes, cómo La Plaga – el Ministerio de la Defensa, los Museos de la Orden de la Liberación, de los Mapas-Relieve y del ejército. En el Museo de la armada están la tumba de Napoleón, la sección de armas y armaduras antiguas, y la de las dos guerras mundiales.

13 Eiffel Tower

Tour Eiffel - Paris © OTCP - DR

Stop to gaze up at all of its 324 metres! The tower was saved from demolition after twenty years because of its scientific utility. A few more figures: 10,100 tons, 2,500,000 rivets, 1,665 steps, two years of relentless work for the 50 engineers and 132 workers directed by Gustave Eiffel, and approximately 230 million visitors since its construction. The tower is a special landmark symbolizing Paris and France throughout the world and it sparkles every evening until 1am (in winter) or 2am (in summer).

14 Champs-Élysées

Iluminaciones de Navideñas, avenue des Champs Elysées, Paris © OTCP - Angélique Clément

Entre Étoile y Concorde, tiene la porción emblemática de una perspectiva que se extiende de la pirámide del Louvre hasta la Défense. Sin embargo, los inicios de este paso obligado del desfile del 14 de julio fueron mucho más modestos.

15 Pigalle

Station de métro Blanche, Paris © OTCP - Marc Bertrand

De la plaza Anvers a la plaza Clichy, los noctámbulos, neones y carteles luminosos han siempre sido despiertos desde…la noche de los tiempos o casi. En el París de antaño, el vino, gravado al entrar la ciudad, resultaba menos caro para los que se divertían fuera, en el guirigay de Montmartre, con el pueblo, los artistas, las fulanas y los libres pensadores. La aldea fue luego anexada a la capital, pero se mantuvo el jaleo. Los piano bares, discos, clubs privados, salas de concierto, café-teatros, music-halles, cena-espectáculos, pubs, y cabarés pueden sobrebir sólo 3 temporadas o más de cien años. En los años sesenta, Gainsbourg cantaba “les petits gars de Liverpool” en el Bus Palladium, y muchos siguieron su ejemplo. Al fondo de la turbulenta rue Fontaine, a las 5, cuando el París de Dutronc se está despertando, la plaza Blanche tiene mala cara : pero le basta una cabezada, y ya no se ve nada !

16 El Moulin Rouge

Moulin Rouge, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Cuantos molinos había antes en la colina de Montmartre ! Cerraron uno detrás del otro, como el Molino de la Galette que se volvió en sala de baile popular. En 1889 se abrió un edificio con fachada de molino : su pista de baile, sus mirores y el elefante de su jardín eran sensacionales. El French Cancan – medias negras, ligas y frufrús – volvió eufóricos a los espectadores, y famosísimas a la Goulue y sus colegas. Fueron creados los primeros desfiles, Minstinguette en 1907, o las Dolly Sisters que venían de Broadway. Después de la guerra acudieron principiantes : Edith Piaf, Montant, Trenet, Aznavour…Estrases, plumas y chispas contribuyen cada noche a la mágia del Moulin Rouge.

17 La loma Montmartre

Basilique du Sacré-Cœur de Montmartre, Paris © Thinkstock

Para Venecia las gondolas, para Montmartre las escaleras : deportivas, pero tan románticas ! Y hay tantas novelas, leyendas y tantos destinos fabulosos en esta loma, del antiguo Bateau-Lavoir, donde fueron creadas por Picasso las señoritas de Avignon, hasta el café de Amélie Poulain, rue Lepic. Su almacén es un poco más lejos, en la rue des Trois-Frères. Sí, hay que seguir subiendo, pero Montmartre se tiene que merecer ! Suban por la rue Tholozé, para ver una película o beber una copa en el jardín de invierno de un cinema minúsculo apadrinado por Buñuel y Cocteau. Paren arriba de la calle, bajo los últimos molinos, antes de seguir subiendo…Ánimo ! Arriba del todo está el Sacré-cœur, rodeado por un laberinto de calles milagrosas y una viña donde se celebran vendimias cada año. Qué más ? El busto de formas generosas de la plaza Dalida, vistas vertiginosas sobre los techos de París, multitúdines sorprendentes y miles de esquinas apacibles. Desde el parque de la Turlure o la Rue du Chevalier-de-la-Barre, el Sacré-Cœur es tan estupendo de perfil, de frente o por detrás !