París por Cyril Lignac

El chef comparte sus impresiones sobre la capital: París en Vélib’ por la mañana y algunas buenas direcciones.

Le chef étoilé Cyril Lignac © Arthur Delloye

El cocinero Cyril Lignac, que se dió a conocer a través de la televisión, ha sabido aportar una buena contribución en la renovación de los programas culinarios de televisión. Desde entonces, el joven chef (36 años) ha demostrado ser tan ágil poniendo los grandes clásicos al gusto del día de las brasseries parisinas (en Aux Chardenoux), como brillante en las cocinas de restaurantes gastronómicos. O también de reanudar con sus primeros amores: la pastelería (Pâtisserie Cyril Lignac).

Le Chardenoux

1 rue Jules Vallès, París distrito 11° - Metro Charonne

Le Chardenoux des prés
27 rue du Dragon, París distrito 6° - Metro Saint-Sulpice

La Pâtisserie Cyril Lignac
24 rue Paul Bert, París distrito 11° - Metro Charonne

La Pâtisserie Cyril Lignac
2 rue de Chaillot, París distrito 16° - Metro Iéna

Parisinfo.com : ¿Su primer recuerdo de París?

Cyril Lignac : Llegué a París con 21 años, en el 2000, para pasar entrevistas de trabajo. Pasé por el Crillon, el Arpège… donde me contrataron finalmente. Era la primera vez que estaba en la capital. Fue un sueño. Llegaba de la región de Aveyron, y para mí, era como llegar a las Américas.

¿El monumento o lugar que simboliza mejor París según su opinión?

La Torre Eiffel. Siempre la disfruto con el mismo placer, cada vez que tomo los muelles para ir de mi restaurante del distrito 15 a mis demás direcciones…

¿Un lugar nuevo que aconseje?

La empresa Sojadam-Doumbéa dirigida ahora por Yves Leguel que realiza el último “jambon de Paris” o “jamón de York” (el Prince de París), en el 166 rue de Charonne. Una delicia que permite recordar el auténtico sabor del jamón cocido.

¿El primer consejo que le daría a un amigo extranjero de visita por París?

Le aconsejaría tomar un "vélib'". Andar en bici proporciona una auténtica sensación de libertad. Y también permite descubrir lugares que no se ven en coche o transportes en común.

¿El mejor barrio para vivir en París?

Idealmente, diría Saint Germain-des-Prés. Vivo en el distrito 16, pero voy a vender mi apartamento y todavía no sé dónde voy a parar (risas)…

¿El lugar de París donde uno no tiene la sensación de estar en París?

Place Furstenberg en el distrito 6. Es como estar en medio de un decorado de cine.

¿El momento del día que más le gusta en París?

A primeras horas de la mañana, cuando despierta París. Me encanta ese ambiente del despertar parisino.

Una dirección favorita para cenar en pareja…

Me ha hecho mucho reír (risa).  Realmente depende de las circunstancias porqué me encanta tanto comer en una cantina japonesa, como Takara (rue Molière), como en una italiano que ni siquiera tiene cartas en papel.

¿La dirección parisina donde le gusta quedarse hasta acabada la noche?

En el hôtel Costes. Aquí, entre gente del Aveyron, nos sentimos a gusto (risas). El ambiente de este lugar es increíble. Y no se necesita dormir aquí para disfrutarlo.

¿Qué le gusta más… rive gauche (ribera izquierda) o rive droite (ribera derecha)?

Un poco de todo. De todo un poco. Decidirse en París resulta difícil, el encanto se encuentra por todas partes.

¿El colmo de la elegancia en París…?

Para un extranjero, el chic, seria de ir a comer un club-sandwich en la terraza del Plaza Athénée. Pero para mí, sería más bien tomar la bici para hacer un picnic en el bois de Boulogne , cerca del lago.

¿La canción o la película que le evoca inmediatamente París?

Il est 5 heures, Paris s’éveille (de Jacques Dutronc). O mejor, Le poinçonneur des Lilas. Me encanta Gainsbourg.

¿La primera medida que tomaría, suponiendo que se convierta en el Alcalde de París?

Hacer que se instalen huertos en los techos. O mejor todavía: jardines comunitarios. Por supuesto está relacionado con mi trabajo, pero pienso que es algo bastante sencillo que permitiría cambiar el gusto de la gente.

¿Y París  en una palabra…?

Mi pasión. Soy un aficionado de París. Esta ciudad posee una arquitectura increíble, una gastronomía, una moda, un tacto y arte de vivir únicos…