Paseo por los patios y pasajes del Este parisino

Insólitos paseos del este parisino, por patios y pasajes escondidos, bucólicos y encantadores remansos de paz.

Desde la Bastille hasta el barrio de Mouzaïa, el este de París alberga un sinfín de patios y pasajes, lejos de la animación de las calles. Bucólicas, insólitas, escondidas, son pequeñas pepitas para explorar a lo largo de un paseo por los distritos 11, 12, 19 y 20.

Alrededor del Faubourg Saint-Antoine

Cour Damoye © Studio TTG

Antiguo barrio de artesanos de la madera, donde ebanistas y carpinteros trabajan y viven desde el siglo XV, la Rue du Faubourg Saint-Antoine está situada en medio del animado barrio de la Bastille. Oculta una tranquilidad insospechada en los patios y pasajes que la rodean. En estos tranquilos y encantadores lugares, se encuentran todavía antiguos talleres de los siglos XVIII y XIX, rodeados de flores y arbustos.

Situado en la place de la Bastille, la cour Damoye se ofrece con elegancia a los paseantes. Característico de los patios y pasajes del Faubourg, este callejón adoquinado está bordeado por antiguos talleres que ahora albergan galerías de arte, un taller para tostar café e incluso oficinas. Un lugar encantador del viejo París, con sus farolas, fuentes y letreros de metal, en los que florecen numerosas glicinias.

Cerca, con vistas a las rues de la Roquette y del Faubourg Saint-Antoine, el passage du Cheval Blanc alberga talleres del siglo XIX, con patios que llevan el nombre de los meses del año. ¡La arquitectura varía de una fachada a otra y está lleno de vegetación! Lleva a la cité Parchappe, que lleva el nombre de una familia de propietarios que permitió la realización de importantes obras de rehabilitación del pasaje. 

Passage du chantier © Studio TTG

Un poco más adelante, a lo largo del Faubourg Saint-Antoine, encontramos la cour du Bel-Air protegida por una entrada de carruajes, pero sobre todo el passage du chantier, donde ebanistas, restauradores y fabricantes de muebles siguen ofreciendo sus servicios. Bonito callejón adoquinado, con sus sillones y sillas en las aceras, ofrece una inmersión por otra época.

Al otro lado de la calle, la cour des Shadoks, que lleva el nombre de uno de sus habitantes, Jacques Rouxel, el creador de los Shadoks, está rematado por un magnífico techo de vidrio. El porche lleva un medallón decorado con uno de los famosos personajes del dibujante francés. Se encuentra junto a la cour de l'Etoile d'or, que se merece una visita por albergar una mansión del siglo XVII.

Cité du figuier © Studio TTG

A pocos minutos de la rue de Charonne, se esconde el passage de Lhomme, un encantador callejón adoquinado, bordeado por talleres bien cuidados y vegetación, donde se alza una antigua chimenea de ladrillo. Siguiendo por la calle Léon Frot, el passage Alexandrine ofrece un refrescante descanso con sus cafés, arbustos y exuberantes plantaciones. Después, rue Oberkampf, en la cité du figuier, se alinean fachadas de colores, también enmarcadas por la vegetación.. 

Duración del paseo: 1 hora aproximadamente. 
Algunos patios y pasajes pueden ser protegidos por una puerta con un código digital.

Desde la place de la Nation hasta la Campagne à Paris

Rue des Thermopyles

Después del distrito 11, diríjase a los distritos 12, 20 y 19 para descubrir pasajes campestres y floridos, lejos de la animación de la ciudad.

A unos diez minutos de la Place de la Nation, con vistas a la concurrida rue du Rendez-Vous, la Cité Debergue sumerge a los transeúntes en un ambiente tranquilo, con sus casitas de dos plantas y su jardín sombreado. Esta sensación de estar en el campo se acentúa al descubrir la villa du Bel Air, situada a unos diez minutos a pie, en la elegante avenue Saint-Mandé. A lo largo de la antigua línea de ferrocarril abandonada, se camina a lo largo de elegantes edificios floridos, con pequeños jardines protegidos por puertas de hierro forjado. Cerca, el caminante puede seguir el pintoresco sendero de cerezos silvestres, ¡el más estrecho de París!

Se sigue con el paseo por el distrito 20, alrededor de la rue des Pyrénées, con las floridas villa de l’Ermitage y la cité de Leroy, y sus jardines compartidos. En dirección a la place de Gambetta, el passage des Soupirs, llamado así por las escaleras que hay que subir para llegar, aporta su frescura y su naturaleza.

Después de esta introducción, nos dirigimos hacia el barrio de la Campagne à Paris, un tranquilo pueblo de casas de trabajadores de principios del siglo XX. En este remanso de paz, donde la naturaleza florece y resuenan cantos de pájaros, los passages de Boudin y Perreur esconden encantadoras casas, con algunos talleres y sombreados por imponentes glicinias. Frente a la iglesia, el square Chauré, con sus casas de ladrillo decoradas con bow-windows, aporta un toque londinense al barrio.

Rue piétionne du quartier de la Mouzaïa, Paris I © OTCP - Amélie Dupont

En el distrito 19, otras sorpresas esperan al caminante. Alrededor de la rue Mouzaia, una multitud de villas, estrechas calles adoquinadas con casas y jardines floridos quedan abiertas a los paseantes, con una increíble tranquilidad. Villa Marceau, villa Claude Monet, villa Arthur Rimbaud... los nombres hacen soñar. Un descanso poético y rural en medio de la ciudad.

Duración del paseo: unas 3 horas

¿Y en los otros distritos de París?

Si los patios y pasajes juegan un importante papel al este de la ciudad, también es posible descubrir algunos encantadores en otros barrios, como la cité florale (distrito 13) con sus casitas, la cité mondaine (distrito 17) con sus formas curvas, la cour Saint-Pierre (distrito 17) con su exuberante vegetación, o la verde y laberíntica villa Dietz-Monin (distrito 16).

Y en un día de tiempo gris, se pueden descubrir los pasajes cubiertos parisinos, para paseos por decorados atemporales.

> Más información sobre los pasajes cubiertos