Paseo por la parte alta de Belleville

Pueblitos pintorescos, casas adosadas y vistas de escándalo completan los atractivos de esta visita.

El barrio de Belleville, antiguo pueblo anexionado a la ciudad de París durante las grandes obras del año 1870, destaca por sus colinas y su ambiente pintoresco. Entre los distritos 19 y 20, nos embarcamos en un paseo lejos de lo recorrido en el que encontraremos pueblitos pintorescos, casas adosadas y unas vistas de escándalo. Inicia tu escapada de ensueño en la parada de metro Pelleport.

1/ La Villa du Borrégo

Desde la parada de metro Pelleport, sube la calle del mismo nombre para después girar a la derecha en la rue Saint-Fargeau y a la izquierda en el pasaje Gambetta. Estos primeros pasos te permitirán hacerte una idea del espíritu del barrio, que combina naturaleza y modernidad. Durante los días soleados, los paseantes se cobijan bajo la agradecida sombra de los árboles. Al final del pasaje, verás de frente la hermosa Villa du Borrégo. Adéntrate en este callejón de unos 50 metros de largo para descubrir su insólita arquitectura, basada en el uso de ladrillos rojos. Como en el resto de las villas del barrio, en sus alrededores reina una atmósfera única en la que el tiempo parece haberse detenido.

Continúa por la rue du Borrégo y la rue de la Duée. Te encuentras justo ante el jardín Saint-Simonian, que tiene el honor de albergar los cerezos que más florecen durante la época primaveral. Sigue tu camino por la rue de Ménilmontant, para luego continuar por la rue des Pyrénées. En la parte derecha de esta última calle, no te puedes perder la bonita plaza du Guignier, con sus pequeños edificios coloridos, su boca de inspección de piedra perteneciente al servicio parisino de alcantarillado y sus bancos, que invitan a sentarse y a hacer un alto en el camino.


La Villa du Borrégo - 33 rue du Borrégo, Paris 20e

2/ La Villa de l’Ermitage y la Cité Leroy

Cité Leroy, Paris

Haz un viaje en el tiempo gracias a la Villa de l’Ermitage, cuya entrada se sitúa a la altura del n.º 35 de la rue des Pyrénées. Chalés y talleres de artistas abundan en este pasaje al aire libre. Sus palmeras, rosas y glicinas nos hacen olvidar en solo un instante que acabamos de salir de la concurrida rue des Pyrénées.

En el n.º 19 de la villa, un pasadizo nos invita a entrar en la Cité Leroy… Deambulando por esta calle sin salida de unos 60 metros de largo, podrás observar sus pequeñas casas adosadas o residencias escondidas tras verjas cubiertas de flores, admirar un sinfín de plantas en macetas esparcidas por todas partes e incluso divisar algún gato descansando sobre las aceras… La asociación de vecinos, Leroy Sème, fue creada con el objetivo de cultivar un huerto urbano rico en colores y en aromas.

¿Lo sabias? Como el barrio está situado sobre antiguas canteras de yeso, la zona está llena de galerías subterráneas. Por ello, el terreno no es apto para la construcción de edificios altos y pesados. Un golpe de suerte para la conservación de un lugar con una atmósfera muy especial... 


Villa de l’Ermitage, Paris 20e

Cité Leroy - 19 villa de l’Ermitage, Paris 20e

Desde la Villa de l’Ermitage, vuelve a bajar por la calle de mismo nombre hasta llegar a la rue de Ménilmontant, donde deberás seguir la rue des Cascades...

3/ La boca de inspección «Saint-Martin» del acueducto de Belleville

Regard Saint-Martin, Paris

Este laberinto de calles con reveladores nombres (rue des Cascades o calle de las Cascadas, rue des Rigoles o calle de las Acequias...) traduce a la perfección la historia del barrio. Gracias a su altitud, la colina de Belleville fue antaño uno de los pocos depósitos de agua con los que contaba la ciudad. Se recuperaba el agua de la lluvia para después repartirla mediante acueductos. Un poco más arriba, podemos descubrir precisamente uno de los vestigios de la época, la boca de inspección «Saint-Martin», antigua boca de alcantarillado del acueducto de Belleville. Esta edificación hecha de piedra en el siglo XVIII permitía acceder a las canalizaciones subterráneas.

Regard Saint-Martin - 42b rue des Cascades, Paris 20e

Al subir la calle, gira a la izquierda en la rue de Savies (nombre proveniente del antiguo apelativo del barrio), donde nos espera otra curiosidad venida de tiempos pasados: los guardacantones, una serie de elementos urbanos que resguardaban los carruajes de las esquinas de los edificios. Continúa por la rue de la Mare. Si quieres, puedes salirte un momento del recorrido para ver la Petite Ceinture (Pequeño Cinturón), una antigua vía ferroviaria actualmente recuperada por la naturaleza, y luego girar hacia la rue Henri Chevreau para ir hasta el parque de Belleville, al que llegarás avanzando solo unos metros hasta el n.º 81 de la rue des Couronnes. Sigue el estrecho pasaje Plantin a la izquierda y luego la rue du Transvaal hasta el mirador. Al principio de la rue Piat, encontrarás una fuente Wallace en la que podrás aprovechar para llenar tu botella de agua. El paseo todavía no ha terminado...

¿Lo sabias? Las fuentes Wallace son un regalo de finales del siglo XIX de un filántropo inglés a la ciudad de París para que todos los parisinos pudiesen calmar su sed. Obras de arte en toda regla, estas fuentes fueron concebidas en hierro fundido y están divididas en 4 modelos diferentes.


Parc de Belleville – 47 rue des Couronnes, Paris 20e

Más info sobre el parque de Belleville

4/ El mirador de Belleville

Belvédère Willy Ronis, parc de Belleville, Paris

Desde esta perspectiva, situada a 108 metros de altitud, podrás disfrutar de una de las vistas más amplias de la capital, desde la torre Eiffel hasta Jussieu. Desde aquí podrás apreciar la cúpula de cristal del Grand Palais, la cúpula de los Inválidos, el Centro Pompidou, las torres de Saint-Jacques y Montparnasse y, por último, la Catedral de Notre-Dame de París.

El mirador de Belleville debe su nombre a un homenaje a Willy Ronis (1910-2009), famoso fotógrafo humanista que inmortalizó especialmente este mirador en su libro «Belleville-Ménilmontant»...

Por su parte, los pilares que lo rodean han sido decorados por el creador de arte urbano Seth. Sobre sus lienzos urbanos, ha pintado a distintos residentes con la cabeza en las nubes y con colores alegres y en contraste. Obras de arte que no nos dejan indiferentes en medio de este marco vegetal... A lo largo de las barandillas, podremos observar cómo diferentes artistas de todo el mundo también han decidido dejar su huella. No es extraño verles en acción mientras disfrutamos de esta perspectiva de la ciudad.

No te puedes perder, a solo unos pasos del parque, las viñas que reflejan el pasado vitícola de la colina de Belleville.


Belvédère Willy Ronis - 27 rue Piat, Paris 20e

5 / La iglesia San Juan Bautista de Belleville

Hauts de Belleville, église Saint-Jean-Baptiste de Belleville, Paris © Paris Tourist Office - Photographe : Amélie Dupont

Tras haber disfrutado de esta impresionante vista, retoma la subida por la rue Piat. En el camino, cruzarás la rue de Belleville. Haz un desvío y date un pequeño paseo por la rue Rébéval. En el n.º 80 se sitúa un espléndido edificio, típico del movimiento art déco de los años 20. Su sorprendente fachada está compuesta por formas curvadas y por ladrillos naranjas, un edificio que acogió durante muchos años la sede administrativa de la marca de juguetes «Meccano». Actualmente, es hogar de la Escuela de Ingeniería de la ciudad de París.

Vuelve hacia atrás y continúa por la rue de Belleville hasta la parada de metro Jourdain. En este punto se sitúa la frontera que separa el distrito 19 (correspondiente a la mitad de la calle con números pares) y el distrito 20 (números impares) de París. Por el camino, déjate seducir por las boutiques o los restaurantes de distintas cocinas del mundo que aderezan la calle.

Una vez llegues frente a la iglesia San Juan Bautista de Belleville (église Saint-Jean-Baptiste de Belleville), no dudes en empujar sus pesadas puertas macizas para descubrir todo lo que esta tiene que ofrecer: esculturas, hermosos frescos y vidrieras. Con su enorme nave compuesta de arcos ojival, sus columnas lobuladas y su bóveda de crucería, este templo religioso es característico de la arquitectura neogótica. Además, fue una de las primeras iglesias de París construidas bajo la influencia de este estilo.


Église Saint-Jean-Baptiste de Belleville - 139 rue de Belleville, Paris 19e 

Más info sobre la iglesia Saint-Jean-Baptiste de Belleville

6 / La Place des Fêtes

Sigue el recorrido por la rue de Belleville y, después, gira por la rue du Pré-Saint-Gervais hasta la place des Fêtes. Esta gran explanada acoge regularmente mercadillos, en los que rebuscar curiosidades, y un mercado de alimentación que se organiza tres veces a la semana. En el marco del plan de reordenación territorial de la ciudad, se iniciaron grandes obras en la plaza en 2019. Esta deberá disfrutar, gracias a un entorno más verde y distendido, de dos nuevas cubiertas vegetales, incluyendo un mirador en una de ellas.

A dos pasos de la plaza, se esconde la Villa des Fêtes, una pequeña calle residencial, tan encantadora y verde como muchas de las otras calles que configuran este barrio. Continúa por la rue Compans hasta la rue de Bellevue y llegarás frente al laberinto de calles del barrio de la Mouzaïa.

Place des Fêtes, Paris 20e

Mercado de la Place des Fêtes: abierto de martes a viernes (7h-14h30) y domingos (7h-15h).

Más info sobre el Marché de la place des fêtes

7 / La Mouzaïa

Quartier de la Mouzaïa, Paris © OTCP - Amélie Dupont

El barrio de la Mouzaïa es un laberinto en el que da gusto perderse durante las estaciones más agradables. Con sus casitas y sus magníficas rejas de entrada de hierro forjado a pequeña escala (la Villa des Lilas y sus hermosas piedras, la villa Alexandre Ribot y sus coloridas fachadas, la villa Claude Monnet y su vegetación silvestre…), es fácil entender por qué reina en esta zona un modo de vida apacible. Recorre las calles prestando especial atención a todo lo que te rodea para no perderte ni un solo detalle.

¿Lo sabias? Al barrio de la Mouzaïa también se le llama el barrio de las Américas. Según la leyenda, el yeso que se explotaba en este área durante la época de cantería habría sido enviado, entre otros países, a Estados Unidos. A pesar de que esta historia fue desmentida, el apodo persistió.

Barrio de la Mouzaïa - 3 rue de Mouzaïa, Paris 19e


Más info sobre el barrio de la Mouzaïa

8 / La iglesia ortodoxa San Sergio de Rádonezh

Eglise Saint Serge, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Una vez que hayas dejado atrás la rue de la Mouzaïa, sigue la rue de Crimée por la rue du Général Brunet. Continúa bordeando el parque hasta la iglesia ortodoxa San Sergio de Rádonezh.

Con su fachada exterior roja y turquesa en madera esculpida, esta antigua iglesia luterana tiene cualidades de sobra con las que sorprendernos. Abandonada y posteriormente confiscada durante la Segunda Guerra Mundial, se ha convertido desde entonces en una iglesia ortodoxa rusa que merece una atenta visita. En el interior, las pinturas murales y el iconostasio del artista Dmitri Semionovitch Stelletsky hacen que la parada merezca la pena. Si deseas meterte de lleno en la cultura rusa, también puedes preguntar por los horarios de las misas.


Eglise Orthodoxe Saint-Serge de Radonège - 93 rue de Crimée, Paris 19e

Más info sobre la iglesia ortodoxa Saint-Serge de Radonège 

Vuelve unos pasos atrás para adentrarte en el parque des Buttes-Chaumont... 

9 / El parque des Buttes-Chaumont

Parc des Buttes-Chaumont, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Del pasado como cantera de yeso de Buttes Chaumont no queda prácticamente nada... Napoleón III, en 1860, decide habilitar esta colina y convertirla en un jardín inglés de 25 hectáreas. Desde el lago hasta las creaciones paisajísticas imitando el relieve montañoso, todo fue creado artificialmente por el ingeniero Adolphe Alphand para la inauguración del parque en 1867 durante la Exposición Universal de París.

Cuando hayas recorrido lo suficiente las vías arboladas del parque, dirígete hacia el lago, cuyas aguas proceden del canal de l’Ourcq. Atraviesa la pasarela suspendida, obra maestra de Gustave Eiffel, para dirigirte hacia la isla del Mirador (île du Belvédère), a 30 metros sobre el nivel del lago y en la que está encaramado el Templo de la Sybille, una copia del Templo de Vesta en Tívoli (Italia). Cruza el puente siguiente, conocido bajo el nombre de puente de los Suicidios (pont des Suicidés), y luego sal del parque por la rue Manin. En el n.º 17 de esta calle encontrarás una escalera que te conducirá a la colina Bergeyre.


Parc des Buttes Chaumont - 1 rue Botzaris, Paris 19e

Más info sobre el Parque des Buttes-Chaumont

10 / La colina Bergeyre

La butte Bergeyre au crépuscule, Paris

Menos conocida que sus hermanas mayores (la colina de Montmartre y la colina des Buttes Chaumont), la colina Bergeyre, con su ambiente de pueblito francés en lo alto de la ciudad de París, es digna merecedora de un paseo exclusivo. Su cima se encuentra a 100 metros de altura y ofrece una vista maravillosa de la ciudad que nos permite apreciar la basílica del Sagrado Corazón y la torre Eiffel… Para terminar este paseo, en el que los barrios altos son los protagonistas, te invitamos a deambular por las pequeñas calles al borde de la colina para admirar las casas cubiertas de parras o los huertos urbanos escondidos por la zona. Si puedes, espera a la puesta de sol antes de bajar de nuevo hacia la parada de metro Colonel Fabien y volver a zambullirte en el bullicio de la capital francesa... 

Butte Bergeyre – 76 rue Georges Lardennois, Paris 19e

Más info sobre la colina Bergeyre

Para disfrutar de un paseo gastronómico por Belleville con un guía: Paris a Dream