París pueblo

Montmartre, el Sagrado Corazón, Pigalle, el barrio Batignolles… En busca del Paris pintoresco.

Siguiendo una multitud de saltimbanquis, se sube en la pintoresca loma coronada por el Sacré-cœur, el segundo sitio el más visitado de París. Tomando el tiempo para gandulear, se discubren las delicias de una aldea parisina rara, para llegar, de aldea en aldea, a las Batignolles, un lugar discreto pero muy de moda. Luego se pasea al lado de los teatros Saint-Georges et de la plaza Gustave-Toudouze.
 
Cerca de los campanarios, se empieza el día en la barra, con un café con leche y rebanadas de baguette crujiente.
 
Se pasea, se compran buenos productos rue Lepic, rue des Martyrs, rue Caulaincourt…y también tejidos cerca de la rue d’Orsel, en el mercado Saint-Pierre, o guitarras, porqué no, rue de Douai y rue Victor-Massé. Se almuerza en un bar con platos calientes y ensaladas crujientes.
 
Y, como esta aldea sufre un poco de la enfermedad de la moda, se buscan a los creadores y galerías detrás de las charcuterías y de las mantequerías. De noche, se viste – o no – para salir de fiesta, bailar o sólo ir al cinema.

Más informatión : Montmartre, un auténtico pueblo en medio de París