París escaparate

La Opera, el Palais-Royal, la Madeleine, los grandes bulevares... París y La “Belle Epoque”

El traje de luces de la capital está bordado con oro, mármol y cristales. Admire la cúpula de la Opera, la rue Royale, la rue de la Paix, los sastres ingleses, los salones de té, los hoteles de renombre, los botones con sus uniformes, los diamantes de la plaza Vendôme, los jardines del Palais-Royal.
 
Cuando se tiene a la Comédie-Française tan cerca, cada tienda tiene que estar teatralizada : caja de caramelos o de música, gabinete decorado con seda o sabio revoltillo de tafiletes y grabados antiguos... Todavía se cuenta que pasó más de una historia bajo estas elegantes arcadas donde ahora corren los niños. Es cierto. Y que la bailarinas de la Opera hayan arruinado a muchos señores. No es falso.
 
¿Y los grandes bulevares qué? ¿No son asombrosos todos estos cabarets, estos café-teatro, esta multitud de espectáculos guasones? ¡Sí, sí, como los grandes almacenes que iluminan el bulevar Haussmann : el gran “chic”con una pizca de brillo!¡Todo parece tan refinado bajo los vitrales Art nouveau de sus cúpulas! La “Belle Epoque”, es todo eso, y en este París, todavía existe.