Historia de París

Arenas de Lutèce, rue Mouffetard, barrio latino, avenida de l'Opéra: un paseo a través de la historia parisina

Para seguir el curso de la historia por las calles de París en un solo día, empiece por la huella de la Roma clásica con una visita al circo romano de Lutecia. Si el tiempo se lo permite, no dude en adentrarse en la Edad Media en el museo de Cluny(reapertura programada para otoño de 2021). Acérquese también a la calle Mouffetard, la calle de la Montagne Sainte-Geneviève y la calle Ecoles que se extiende a lo largo de la Sorbona, la universidad más antigua de Europa. Un lugar estupendo para comer es el Barrio Latino, después atraviese el Sena hasta la Santa Capilla, joya de la época gótica. Después de pasar por la punta de la Ile de la Cité y los muelles, llegará al Louvre, antigua residencia real cuya arquitectura perfectamente equilibrada le sumerge en la época clásica. Allí mismo, la avenida de la Ópera abre una de las perspectivas típicamente haussmanianas. A través de la línea de metro Météor (14) llegará en un abrir y cerrar de ojos al barrio nuevo de la Biblioteca de Francia. Se trata del corazón del París contemporáneo, audaz, desmesurado y elegante, en donde podrá cenar a orillas del Sena.

1 Museo del Louvre

Musée du Louvre, Paris © OTCP - David Lefranc - Ieoh Ming Peï

El museo el más grande de París, palacio de la Mona Lisa, de la Balsa de la Medusa, y de la Venus de Milo es la joy de los reyes, imperadores y presidentes de Francia. Muchos reinaron en el Louvre, y dejaron su marca allí, en estilos del renacimiento, clasisismo, primer y segundo Imperio, o época contemporánea, desde la oscura fortaleza de los finales del siglo XII hasta la pirámide de vidrio de Peï, inaugurada en 1989. Trás la construcción del palacio de las Tuileries, distante de algunos metros, y su demolición en 1871, se hicieron varias ampliaciones para unir las dos residencias reales. Transformado en Museo desde el 1793, el Louvre contiene obras del arte occidental desde la Edad Media hasta 1848, de las civilizaciones antiguas orientales, egípcias, griegas, etruscas y romanas que lo precedieron y influenciaron, de los artes gráficos y de los artes del islam.

2 Les iles de la Cité et Saint-Louis

Ile Saint Louis, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Son la doble cuna de París, acurrucada entre los brazos del sena. Sin embargo son muy diferentes : en la Isla de la Cité, en un balé de uniformes y togas de avogados, se va de sitio en sitio, de edificio en monumento, plaza Dauphine, la Conciergerie, la Sainte-Chapelle, el Hôtel-Dieu, Notre Dame….El puente Saint-Louis es la frontera – a menudo musical – que separa este universo de otro mundo de hoteles particulares suntuosos y tranquilos. La Isla Saint-Louis, refugio de artistas y poetas, es también el reinado de los gastrónomos, como lo indican las fachadas tentadoras de los numerosos restaurantes, cafés, pastiserías y vendedores de helados.

3 Sainte-Chapelle

Sainte Chapelle, Paris © Thinkstock

Conocida por haber tenido entre sus muro a la Santa Corona de Espinas del Cristo, la Sainte-Chapelle está rodeada por espectaculares vitrales que dan la sensación de verdaderas paredes de luz. Estos vitrales han convertido la Sainte-Chapelle la joya del arte Gótico francés.

4 Musée du Moyen Âge - Thermes y Hôtel de Cluny (reapertura programada para otoño de 2021)

Musée de Cluny - Le monde médiéval, Paris © Michel Denancé - Bernard Desmoulin

Desde 1843, el museo nacional de la Edad Media reune dos maravillas de la arquitectura : las termas galo-romanas del final del siglo II y el la morada del los abades de Cluny, edificada en el siglo XV. Entre el patio y el jardín, el edificio principal y las alas auguraban ya de la forma de los siglos siguientes. El arte de la Edad Media destaca en la curvas del frontón, y aún más dentro, a través de las esculpturas, la orfebrería, las pinturas, las cerámicas, los tapizes, muebles y objetos del cotidiano. Entre la pequeña capilla de follaje esculptado y el sanctuario profano dedicado a la Dama del Unicornio, es una succesión de coronas de oro, marfiles bizantinos, túnicas de mallas.

5 Quartier latin (Barrio latino)

Fuente Saint-Michel, Paris © OTCP - Marc Verhille

En la orilla izquierda, alrededor de la universidad fundada en el siglo XII, los profesores y alumnos hablaban mayoritariamente latín. Si bien esta tradición se perdió, el nombre del barrio quedó. Al lado de la Sorbona, del Collège de France, de los prestigiosos liceos y de la biblioteca Sainte-Geneviève, se hallan editores, cafés para repasar freneticamente los exámenes y minúsculas salas de cinema independiente. Desde luego, la fuente Saint-Michel ya no es un lugar donde se encuentran solo estudiantes, pues fue invadido por muchos negocios, pero todavía está infundida por la memoria del Maestro Abélard y de las barricadas de mayo 68.

6 Arenas de Lutecia

Arènes de Lutèce, Paris © OTCP - Marc Bertrand

En los dos primeros siglos de nuestra era, cabían hasta 15000 personas en las arenas, para atender espectáculos de drama, comedia, peleas de gladiatores o de ferias. Las arenas constituían el núcleo de la ciudad galo-romana, con el foro y las termas. El anfiteatro fue discubierto en 1869, durante la abertura de la calle Monge, y ha vuelto a recibir… jugadores de partidos de futbol improvisados después de la escuela, aficionados de partidos de petanca y de momentos de farniente bajo el sol.

7 Rue Mouffetard y plaza de la Contrescarpe

Quartier Mouffetard, Paris © OTCP - Amélie Dupont

La bajada suave del monte Sainte-Geneviève, a lo largo de la rue Mouffetard, ofrece una excursión encantadora y rica de imagenes parisinas. La plaza pavimentada de la Constrescarpe está rodeada por restaurantes y cafés dando sobre una fuente de pueblo. El cartel « La pomme de Pin » del número 1 de la calle recuerda que había aquí un centro de cabarés. Allí empieza la parte medieval de la rue Mouffetard, que era antaño un paso obligado entre Lutecia y Roma, y es hoy en día un lugar de tentempiés baratos donde se encuentra la población alegre de los pubs y tavernas. Sin embargo se halla también buena comida en el barrio : bajo las fachadas abuhardilladas aparecen vitrinas de panes tradicionales y pasteles, embutidos, montes de frutas y verduras, hasta llegar el mercadillo muy animado al final de la calle, cerca del campanario de la iglesia Saint-Médard.

8 Universidad de la Sorbonne

La Sorbonne - Cour d'honneur, Paris

En 1253, nace una escuela gracias a la iniciativa de Louis IX para 16 estudiantes deseando estudiar la teología pero con pocos recursos económicos. Empezó a llamarse la Sorbonne cuando Robert de Sorbon, confesor del rey, le dio su nombre. Después de 1885, la Sorbonne se convierte en la más importante universidad francesa; hoy en día, todavía cuenta entre las principales universidades de París.

9 Rue des Ecoles

La Sorbonne - Cour d'honneur depuis la Chapelle, Paris

La rue des Ecoles es una calle que pasa a lo largo de la Sorbonne, más antigua universidad de Europa, y del Collège de France. Esta vía fue creada en 1866 entre la rue del Cardinal Lemoine y la rue Jean de Beauvais. Muy cotizada por los estudiantes, está situada sobre un antiguo décumanus romano, eje este-oeste de la ciudad. Fíjese en el número 56 y observe esta típica arquitectura de Haussman con sus relieves en las ventanas del 2o piso.

10 La BnF, la cultura en primer plano

Bibliothèque Nationale de France © OTCP - David Lefranc

Dirección el sureste de la capital, por el barrio Tolbiac, en pleno centro del distrito 13. Aquí se encuentra desde el 1995, la majestuosa Bibliothèque Nationale François Mitterrand, qua acoge una parte de la colecciones de la «histórica» Bibliothèque Nationale, rue de Richelieu. Diseñada por el arquitecto francés Dominique Perrault, esta gran dama celebró su vigésimo aniversario en marzo pasado. El edificio posee una estética sobria y minimalista, siguiendo la tendencia del «less is more» («Menos es más») del famoso arquitecto alemán Mies van der Rohe. El edificio consiste en cuatro torres angulares en forma de libros abiertos: ¡bonita imagen para una biblioteca! El vacío también ocupa un papel muy importante: las torres, sin protección de rejas o muros, dan directamente sobre una explanada accesible a todos, y se encuentran al alcance de la mano. En cuanto al vacío del espacio interior, está ocupado por un precioso jardín. A continuación de la Bnf, un nuevo barrio parisino se ha ido desarrollando, por ambas partes del Sena, gracias a la passerelle Simone de Beauvoir (Feichtinger, 2006).