Tarta de Reyes 2021: En París es la hora de la Epifanía

Celebrada el 6 de enero, la Epifanía es un evento gourmet ineludible de la temporada de regreso a clases de enero.

Tradicional, atrevida, original... Cada año, la Tarta de Reyes (el equivalente al Roscón de Reyes en Francia) se reinventa entre los bastidores de las panaderías y pastelerías parisinas. Mientras que la versión clásica consiste en dos hojaldres generosamente rellenos de una crema de franchipán de almendras, existe una gran variedad de sabores, tipos de pasta, fragancias y rellenos, desde luego, el pastel de reyes también cuenta con su particular estatuilla sorpresa, Le invitamos a echar un vistazo de estas creaciones que hacen soñar a los parisinos en el 2021.

Los clásicos

Las panaderías Stohrer, Hugo & Victor, le Boulanger de la Tour, Benoît Castel y Thierry Marx han optado por un pastel de franchipán donde las técnicas y la simplicidad del sabor son perfectamente dominadas. El pastelero Philippe Conticini ha elegido una receta tradicional, pero se destaca por celebrar a las mujeres en una "Galette des Reines" (Tarta de Reinas) diseñada en colaboración con el medio de comunicación “Les Éclaireuses” y coronada con un perfil de mujer dibujado en azúcar glass y una sorpresa de La Maison Degrenne.

Las sorpresas

Por su parte, Pierre Hermé propone un brioche des rois con chocolate, praliné y avellanas y 3 recetas de galettes: una clásica "Infiniment Amande", una de Ispahan, otra con notas de azahar, miel y limón. También es un brioche que el chef del aveyronés Cyril Lignac, el cual ha creado con un pástel de reyes con flor de naranjo, cubierto con azúcar, pistachos y avellanas caramelizadas.

El chocolate se encuentra dentro de los pásteles de Reyes de Ladurée, en "La Belle-Hélène" con pera, nuez y chocolate de la Maison du Chocolat, en la de Jean-Paul Hévin o en la Maison Lenôtre, que ofrece otras dos versiones, una clásica y otra con cítricos confitados.

Los amantes del té serán seducidos por las dos versiones diferentes de Tarta de Reyes creadas por Mariage Frères, una con Majestic Lime & Ginger blue y la otra con White & Pink tea.

Las direcciones orientales Babka Zana, Maison Aleph y Maison Gazelle mezclan los dos estilos con un Babka des rois con miel, tartas con sabores de levadura o cuernos de gacela. Para más sorpresas, también puede descubrir las versiones congeladas de La Fabrique Givrée o La Glacerie.

Sin embargo, quizás el más original es la delicatessen de Maison Vérot, que ofrece una versión salada con cerdo y foie gras...

Los más "lujosos"

Este año, el pastelero Cédric Grolet ha decidido trabajar en un "Flor de almendra", un bollo de hojaldre de almendra generosamente cubierto con un franchipán de almendra tostada y un praliné, en su pastelería de la Opéra, y está declinando este bollo alrededor de castañas para el palacio de Le Meurice rellenándola con crema de castañas, trozos confitados y chips crujientes por encima.

Los otros palacios también ofrecen su propia versión de la tarta. El Shangri-La ofrece una tarta de vainilla diseñada por Maxence Barbot, su chef de pastelería. François Perret, ofrece en su panadería Petit Comptoir del Ritz, dos versiones, una con hojaldre invertido y macarrones de almendra y otra en formato "bar" para llevar antes de un paseo por la rue de Rivoli.

En el George V, Michael Bartocetti se divirtió fusionando el bollo y la tarta para obtener un resultado aireado que debería hacer las delicias de los gourmets de todo tipo, mientras que Nicolás Guercio del Lutecia ha creado "111 matices de avellana". Matthieu Carlin del Hôtel de Crillon propone una tarta tradicional, pero con una sorpresa inesperada: en dos de ellas, la figurilla ha sido sustituida por un anillo de oro o un anillo que le ofrece una noche en el famoso palacio...

Las frutas también forman parte de las creaciones de los grandes chefs, tal es el caso de Guy Martin en el Grand Véfour cuya tarta posee una particular frescura en su franchipán con fruta de la pasión y piña, o también podemos tomar el ejemplo de Yann Brys, MOF y chef de pastelería en los hoteles Evok, cuya tarta cuenta con una mermelada de frambuesa ácida y dulce en su barquillo Brach. 

Una cosa es segura, ¡Hay algo para cada gusto y cada presupuesto!