Los mejores troncos de Navidad en París en el 2020

Creaciones clásicas, poéticas o insólitas... los postres de este año sorprenderán a más de uno.

Todos los años, los grandes pasteleros y chocolateros rivalizan en originalidad y atrevimiento para ofrecer troncos de Navidad que marcarán las comidas festivas.

Aromas de la infancia, sabores atrevidos con acuerdos sorprendentes, clásicos, tradicionales o poéticos, encantadores o excéntricos, las creaciones gourmet 2020 de los maestros pasteleros parisinos te van a sorprender.

Los chefs de los hoteles con estrellas, palaces parisinos y grandes restaurantes firman verdaderas obras de arte abriendo a la vez las puertas de sus mundos creativos: naturaleza y colores otoñales sublimados para el Hôtel du Louvre; corona con especias decorada con adornos navideños para el Hôtel Lutetia Rive Gauche; caja de caviar en trampantojo para el Península Paris; bosque encantado para el Hôtel de Crillon; madera quemada sacada directamente de la chimenea para el Prince de Galles; nougat de Montélimar, ingrediente estrella de la creación del restaurante Le Fouquet; miel y polen como dúo insólito para Le Meurice, y dúo creativo para el pastelero del Molitor, MGallery Hotel Collection y el artista berlinés KEF para un tronco navideño en edición ultra limitada.

Estos troncos navideños están disponibles en "click and collect".

Los grandes nombres de la pastelería también van a despertar las papilas gustativas de los gourmets con sus sabrosas creaciones. Viaje gustativo para Philippe Conticini con sus troncos navideños de jazmín- grosella negra, yuzu-kumquat, coco-almendra-piña; Pierre Hermé y su colección Féerie Céleste, un postre de chocolate praliné decorado con el emblemático zorro de Yann Couvreur; emblemático tronco navideño casse-noisette (cascanueces) de Christophe Michalak.

A los maestros chocolateros tampoco les falta imaginación para seducir a los gourmets: troncos navideños con formas pop de los años 70 para Jean-Paul Hévin, coronas navideñas decoradas con esferas de chocolate para Pierre Marcolini, e insólita combinación de aromas para las creaciones pasteleras de Hugo & Victor.

Enfin les grandes maisons, salons de thé et épiceries fines créent des douceurs gourmandes à déguster pendant les fêtes. Le salon de thé Angelina revisite son célèbre Mont-Blanc en forme de bûche et tente une version pistache. Le chef Jean-François Piège s’inspire de son dessert gastronomique le Blanc-Manger pour imaginer une bûche aérienne pour Ladurée. Fauchon quant à lui sublime des saveurs inédites pour sa bûche glacée : caviar, vanille bleue et citron caviar tandis que la maison Lenôtre met à l’honneur l’Alsace avec son adorable village en chocolat juché sur une forêt noire.

Para terminar, las grandes casas, salones de té y tiendas de delicatessen crean dulces gourmet para disfrutar durante las vacaciones. El salón de té Angelina reinterpreta su famoso Mont-Blanc en forma de tronco y prueba una versión con pistacho. El chef Jean-François Piège se inspira en su postre gastronómico le Blanc-Manger para imaginar un tronco navideño ligero para Ladurée. En cuanto a Fauchon, sublima nuevos sabores para su tronco helado: caviar, vainilla azul y limón caviar, mientras que Lenôtre enfoca a Alsacia con su adorable aldea de chocolate encaramada en un bosque negro.