Adopte los pequeños placeres cotidianos de París

El parque des Buttes-Chaumont, el mercado des Enfants Rouges, La Bellevilloise… Viva en París como un parisino.

Mercados, paseos, espectáculos, buenas mesas, direcciones infaltables… Adopte los hábitos de un parisino en París. Si además desea disfrutar con facilidad de un gran número de manifestaciones culturales de la capital, piense en los pases Pass Passlib'Paris Museum Pass.

Primer día

 ¿Quiere empezar por zambullirse en la naturaleza? Aproveche alguno de los 400 parques y jardines que posee la capital. Es una excelente ocasión para probar una sesión matutina de tai chi chuan en el parque des Buttes-Chaumont, en el distrito 20. Después podrá seguir paseando por el parque hasta el bar al aire libre Rosa Bonheur, para disfrutar de sabores mediterráneos en un ambiente festivo.

A continuación, haga una escala cultural y artística. Cada año, París es escenario de un sinfín de eventos para no perderse. Si quiere ver una exposición temporaria, en el Grand Palais, en el Louvre, en el Centro Pompidou…, tenga la precaución de reservar su entrada con anticipación, como los parisinos, para estar seguro de poder entrar. La programación de espectáculos es tan variada como la cultural. ¿Un consejo? Un one man show desopilante: How to become a Parisian in one hour. Después del teatro, puede cenar en uno de los tantos bistrots encantadores cuyos chefs apuestan por una cocina actual.

Segundo día

El parque del Musée de la Vie Romantique le está esperando para tomar un té y para que deje vagar la imaginación lejos de la agitación urbana. La aventura continúa con un curso de cocina que podrá elegir según le apetezca, en función de sus preferencias gastronómicas, seguido de una degustación. No olvide que gastronomía y enología están de parabienes en París. Después de una visita temática, las mejores direcciones ya no tendrán secretos para usted.

Puede terminar el día con una caminata a orillas del Sena, entre jardines y animaciones, antes de ir a cenar o a bailar en la colorida sala de La Bellevilloise.

Tercer día

París ha sido desde siempre una ciudad de mercaderes. Hoy perpetúa esa tradición en sus mercados y ferias. Como un auténtico parisino, pruebe los mejores productos y pasee por los mercados como el des Enfants Rouges, donde incluso podrá encontrar una mesa para comer. Los amantes de monumentos históricos podrán detenerse en la iglesia de la Trinité, una verdadera riqueza.

El bosque de Boulogne constituye una alternativa bucólica para hacer un picnic delicioso. También puede almorzar en Le Chalet des Îles, un auténtico remanso en medio del bosque. Asimismo, el parque de Bagatelle es una etapa infaltable en su paseo por el bosque de Boulogne.

Parque des Buttes-Chaumont: una escapada escarpada

Parc des Buttes Chaumont, Paris © OTCP - David Lefranc

En 1864, fue Napoleón III el que decidió transformar las antiguas canteras en un jardín de inspiración inglesa y china. Tres años de impresionantes obras y mucha dinamita fueron necesarios para dar forma a cascadas y arroyos, al lago y su isla central, a la gruta adornada con falsas estalactitas…

Todos esos esfuerzos merecen con mucho un ascenso al pequeño templo de la Sibila en lo alto de la isla. Después del ascenso, se habrá ganado un descanso en el empinado césped, a menos que prefiera dar un paseo en busca del cedro del Líbano plantado en 1880, del enorme plátano de Oriente o de los ginkgos bilobas…

Más información sobre Parc des Buttes Chaumont

Rosa Bonheur: toda la felicidad del mundo

Rosa Bonheur, Buttes-Chaumont, guinguette, Paris © Alexa Kehailia

En el corazón del parque encantado des Buttes-Chaumont, el bar Rosa Bonheur no eligió su nombre porque sí. “Bonheur” significa felicidad. Es un chalé de cuentos de hada, en el que se ha acondicionado una gran terraza donde da gusto venir por las tardes a comer, tomar una copa y bailar.

Las mesas al aire libre, las tapas de vivos colores, los platos grandes para compartir, los cocteles y por supuesto el “ambientillo que le pone la casa” con su música ecléctica atraen a jóvenes y no tan jóvenes, bailarines, fiesteros o simples paseantes… Lo que es cierto es que el bar congrega a mucha gente, sobre todo si es un día de sol y si la noche se presenta estrellada.

Más información sobre Rosa Bonheur

Septime: la elegancia chic “bistronómica”

Restaurant Septime, intérieur, Paris © François Flohic

Un “neobistrot” entre los mejores, donde es un placer hacer una pausa gastronómica. Una casa chic con un toque rústico. Así son el decorado y el ambiente. En cuanto al talento del chef, Bertrand Grébaut transforma excelentes productos en manjares deliciosos para ocasiones especiales: una gastronomía de alta categoría sin accesorios superfluos y con mucha originalidad, a precios muy asequibles.

Si añadimos la excelente atención al público, un servicio sumamente agradable y todas las grandes figuras y los críticos gastronómicos que han caído en las redes de este bistrot, es fácil comprender que sea necesario reservar con mucha antelación… Pero merece la pena: disfrutará aún más del momento.

Más información sobre Septime

Musée de la Vie Romantique: una escapada fuera del tiempo

Musée de la Vie Romantique, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Este museo de la vida romántica se encuentra alojado en una de las viviendas neoclásicas del barrio de Nouvelle Athènes. La flor y nata de las artes y las letras del París de los años 1830 y de los treinta años siguientes se daban cita en esta casa, en su jardín lleno de rosas y en el estudio y salón del pintor Ary Scheffer. George Sand, Chopin, Liszt, Rossini, Tourgueniev, Dicken y muchos otros eran asiduos visitantes del lugar.

Numerosos objetos (pinturas, esculturas, dibujos, muebles, cerámicas…) son testimonio de las horas más florecientes de la época romántica. La visita del museo será la ocasión de descubrir además el salón de té del invernadero, de marzo a octubre.

Más información sobre Musée de la Vie Romantique

A orillas del Sena, naturaleza, cultura y deporte

Berges de Seine © OTCP - Amélie Dupont

Finalizado en 2013, el reacondicionamiento de las márgenes del Sena da acceso nuevamente a un paisaje grandioso desde la orilla del río. En la margen derecha, el paseo peatonal se extiende a lo largo de 1,5 km desde el Ayuntamiento hasta el canal del Arsenal. En la margen izquierda, se ha consagrado un espacio de 4,5 hectáreas a actividades de ocio, deportivas y culturales.

Y se ha pensado en todo lo que se pueda imaginar para aprovechar al máximo los muelles del Sena: mesas para picnics, espacios  vegetalizados para respirar, tumbonas, hamacas gigantes para relajarse, juegos en el suelo, una pared de pizarra y otra para que los más pequeños puedan escalar, aparatos de ejercicios, un jardín flotante de 1 800 m2, conciertos, animaciones, espacios para practicar yoga… Además, desde luego, de sitios para saborear crepes, helados y otros dulces para contentar el estómago.

Más información sobre Berges de Seine

Mercado des Enfants Rouges: 400 años de éxitos

Marché des Enfants Rouges, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Fundado en 1615, este pequeño mercado instalado en una lonja construida en madera tenía como objeto aprovisionar el barrio del Marais. Su bonito nombre se debe al traje rojo que usaban en aquella época los niños de un orfanato del barrio. Cuatrocientos años más tarde, inscrito en la lista de monumentos históricos de Francia, el lugar tiene un encanto singular y sigue cumpliendo con la misma función, con un éxito increíble y muy merecido.

Los vecinos acuden al mercado para comprar productos frescos de calidad y especialidades del terruño. Además, se puede almorzar en el Estaminet des Enfants Rouges o, al paso, en las mesas de los vendedores de comida marroquí, italiana, libanesa, japonesa, antillana… Lo más difícil será elegir, porque todo es delicioso.

Más información sobre Mercado des Enfants Rouges

Iglesia de la Trinité, una obra maestra de Ballu

Fecha de nacimiento: 1867, después de seis años de construcción bajo la dirección del célebre arquitecto Théodore Ballu. Señas particulares: una fachada muy decorada, inspirada en el Renacimiento italiano y en el estilo gótico, así como un campanario de 65 metros en forma de torre. Características destacadas: un presbiterio monumental, un altar mayor suntuoso, flanqueado a ambos lados por un total de diez columnas que representan los diez mandamientos, una decoración interior que juega con las graduaciones de colores y el brillo de los adornos dorados y numerosas pinturas de la escuela académica apoyada por Napoleón III. En el exterior, dos plazas renovadas en 2013 permiten disfrutar de la perspectiva general.

Más información sobre Eglise de la Trinité

El Parque de Bagatelle, heredero de las “fiestas galantes”

Parc de Bagatelle, Paris © OTCP - David Lefeuvre

Como su nombre lo indica (en francés, “Bagatelle” significa frivolidad), este es un parque para distraerse… También llamado “folie”, nombre que se le daba en aquella época a las residencias dedicadas al libertinaje, el castillo de Bagatelle se reconstruyó en 1777, en 64 días, en el corazón del bosque de Boulogne, como consecuencia de una apuesta entre María Antonieta y el conde de Artois.

De estilo anglo-chino, el parque del castillo parece extraído de un cuento de hadas. Un invernadero para naranjos, una pagoda, puentes, rocas, cuevas, cuerpos de agua y cascadas rodeados de árboles majestuosos y fuentes con flores de loto y nenúfares alternan con jardines de flores temáticos: lirios, clemátides y un infaltable e increíble rosedal de 1 200 variedades.

Más información sobre Parc de Bagatelle