París tendencia

La plaza des Vosges, el Centro Pompidou, el museo Picasso, el barrio del Marais… un paseo de moda

Desde la plaza del Châtelet a la plaza de los Vosgos, callejeo, compras, descubierta del patrimonio: todo es posible por poco que uno sepa jugar con los estilos.
 
El torreón medieval de la torre Jean-sans-Peur surge del medio de las obras del Barón Haussmann. La torre Saint-Jacques, con su gótico flamígero, esta edificada a la gloria de Napoleón I, a unos pasos de la fuente del Châtelet. El Ayuntamiento neo-renacentista presta su plaza a partidas de beach-volley.
 
La iglesia Saint-Eustache, que ha visto el bautismo de Molière, linda con las pasarelas metálicas del jardin de las Halles. A unos pasos de los bajo-relieves renacentistas de la fuente de los Innocents, se erige el centro Pompidou, emblema arquitectónico del siglo XX, dedicado a la cultura contemporánea.
 
El Marais conjuga una rica creatividad y las delicias del barrio judío, alrededor de la calle des Rosiers, con un corazón histórico espléndidamente preservado. A las calles de mucho tránsito suceden minúsculas huertas, y jardines y numerosos museos - Carnavalet, Picasso, Archivos nacionales... - alojados en hoteles particulares que rivalizan de esplendor.

1 Plaza del Châtelet

Place du Châtelet, Paris © OTCP - Amélie Dupont

No vengais para encontrar la paz, es uno de los cruces más animados de París. Pero se pueden ver bien bonitas cosas: la fuente de las Palmeras, el teatro del Châtelet, el teatro de la Ville...

2 Torre Saint-Jacques

Tour Saint Jacques, Paris © OTCP - Marc Bertrand

¡Qué historia! Este curioso campanario gótico es el único vestigio de la iglesia Saint-Jacques-de-la-Boucherie, punto de encuentro durante la Edad Media de los peregrinos en camino hacia Saint-Jacques-de-Compostelle. En el siglo XVII, Pascal experimenta la gravedad en éste lugar. Escapando a la demolición en 1797, es convertida a partir de 1891 en estación meteorológica desde donde se mide la calidad del aire. La calidad de vida es muy apreciada en su plazoleta. Estos últimos años, la torre ha sido renovada... ¡Admirenla!

3 Forum des Halles y su jardin

Forum des Halles, la Canopée vue de la place des Innocents, Paris © Jean-Baptiste Gurliat - Mairie de Paris

Desde el siglo XII hasta 1969, el “vientre de paris” y su población colorida, tan bien descrita en la novela de Zola, aprovisionaban la capital. Transferido a Rungis, el mercado cubierto a dejado lugar a un conjunto de galerías que incluyen un centro comercial, una piscina, un invernadero tropical, varias salas de cine... Del lado del jardín, uno puede aprovechar del césped, de las fuentes y de las zonas de juegos. En el 2016, el Forum des Halles presentará su nuevo aspecto: va a dotarse de una nueva identidad arquitectónica gracias a la instalación de un techo monumental de impresionante estética, llamado Canopée, y propondrá una oferta cultural todavía más amplia, convirtiendo el lugar en un centro creativo.

4 Iglesia de Saint-Eustache

Eglise Saint Eustache, Paris © Thinkstock

Influencias góticas y renacentistas, heredadas de una construcción que se extendió durante un siglo, cohabitan con una fachada clásica del siglo XVIII y con los rastros de una restauración controvertida realizada a partir de 1840. ¡Que importa! Es bella, vela sobre tesoros, como por ejemplo ese cuadro de Rubens y esa estatua de Pigalle. Es terriblemente people. Ya que en el que fué el templo de la Agricultura de 1797 a 1803 han sido bautizados Richelieu, Molière y Madame de Pompadour, se celebró la primera comunión de Louis XIV, la boda de Lulli, los funerales de La Fontaine, de Mirabeau y también los de Colbert, Marivaux y Rameau quienes allí reposan.

5 Torre Jean-sans-Peur

Tour Jean-sans-Peur, Paris © OTCP - Marc Bertrand

¿Una torre feudal de 27 metros en la calle Etienne-Marcel? ¡Y sí! Volvamos algunos pasos hacia atrás en el tiempo. La guerra de los cien años marca una pausa. Jean, duque de Bourgogne, aprovecha para hacer asesinar a su primo Louis d’Orléans y tomar el poder. Reina desde su palacete parisino, en el cual hace construir la torre en el año 1409, unico vestigio actual de la propiedad. Una magnifica escalera helicoidal con la bóveda esculpida de robles, de lúpulo y de espinos, lleva a las salas del Consejo. Hoy día, una exposición permanente en las seis salas de la torre permiten de descubrir la historia, la sociedad y la arquitectura de principios del siglo XV.

6 Museo de Artes y Oficios

Musée des arts et métiers, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Ya desde el metro, se puede sentir el ambiente: desde el bicentenario del museo, en 1994, la estación de Arts-et-Métiers, tapizada de cobre y constelada de ojos de buey, se cree el submarino Nautilus de Jules Verne. En la abadía religiosamente renovada, la historia de las técnicas desde el siglo XVI trata siete temas: comunicación, construcción, energía, instrumentos científicos, materiales, mecánica, transporte. Asi se puede entender lo esencial de las grandes invenciones y soñar delante de los autómatas y los velocipedos, el laboratorio de finales del siglo XVIII de Lavoisier o el avión de Clément Ader, de finales del siglo XIX.

7 El Centre Pompidou, arquetipo de la modernidad

Centre Georges Pompidou, Paris © Thinkstock

En medio de París, en el barrio del Marais, el Centre Pompidou, fue inaugurado en el 1977, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura moderna en París. Muy avanzada para su época (incluso demasiado), ¡su edificación fue bastante escandalosa durante los años 70! Rompiendo con los esquemas de la estética museística de la época, «Beaubourg» marca un hito en la historia de los museos tradicionales. Aquí, los arquitectos Richard Rogers y Renzo Piano querían romper con la solemnidad de las instituciones culturales del momento: vestido con colores vivos, exhibiendo estructuras visibles (como los grandes tubos exteriores: verdes para el agua, azules para la ventilación o amarillos para la electricidad), ofreciendo una transparencia que deja entrever todo los que pasa en el interior, el Centre Pompidou se impone como un espacio de vida, de comunicación e intercambio, lúdico y accesible, donde no se sacraliza el arte.

8 Museo de la Muñeca

Musée de la Poupée, Paris © OTCP - Marc Bertrand

En primer lugar, están las muñecas mujeres, pequeñas parisinas refinadas con sus ajuares de marquesa. En 1878: gracias a la Exposicion universal aparece el bebé de porcelana. En el siglo XX, angelotes, bañistas, en celuloide hacen furor, hasta la aparición de una cierta rubiecita con unas medidas de modelo. ¡Que tengan dulces sueños en el pais de las niñas!

9 Museo de arte e historia del Judaísmo

Musée d'art et d'histoire du Judaïsme, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Cultura y tradiciones de las comunidades judías reviven en un palacete del siglo XVII a través de una rica colección de objetos de arte deslumbrantes, populares, culturales, cotidianos, humildes, preciosos, ancestrales o casi contemporáneos, como por ejemplo cuadros firmados por Chagall, Modigliani y Soutine.

10 Centro histórico de los Archivos nacionales

Jardin des Archives Nationales, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Como su nombre lo indica, ellas conservan la memoria de Francia, desde los Mérovingios...hasta 1958 y acogen el muséo de la historia de Francia. Instaladas en 1808 en el palacio de Soubise – un decorado extravagante de estilo grutesco detrás de una bella fachada de estilo clásico -, los Archivos nacionales, no han cesado de agrandarse, anexando entre otros el magnífico hôtel de Rohan.

11 Museo Picasso

Hôtel Salé, Musée Picasso, Paris

Acabado en 1659, el palacete, que resguarda el museo, ha conservado su sobrenombre de Salé en memoria del gusto ostentoso de su primer dueño, quién se enriqueció percibiendo el impuesto a la sal. Detrás de su fachada monumental, se admira una colección única de obras de Picasso que reúne sus obras como pintor, asi como de escultor, grabador y dibujante. Una inmersión fascinante en el universo del artista.

12 Hôtel de Ville

Hôtel de Ville de Paris © Thinkstock

La “casa de los pilares”, usted la conoce? ¡Pero si, plaza de Grève! Es esa plaza donde uno patina sobre hielo en invierno, donde se puede mirar los partidos “importantes” en pantalla gigante, donde uno aprovecha de las actividades deportivas gratuitas todos los veranos cuando las riberas del Sena se transforman en París-Playa. ¿Un poco perdido? Es normal. En el siglo XII, la administración de París fué confiada a la cofradía de los aguateros, que controlaba la navegación sobre el Sena. Etienne Marcel, el preboste de la cofradía, transfiere en 1357 la sede de la municipalidad a la casa de los pilares, en el emplazamiento de la actual alcaldía.

13 Memorial del holocausto

Memorial de la Shoah, Paris © DR

Lugar de memoria y de documentación, el Memorial, que abrió sus puertas en el sitio de la tumba del martir judío desconocido, est también un museo de la vigilancia, concebido para aprender, entender y sentir. Muralla contra el olvido, el muro de los nombres perpetua el recuerdo de las 76000 víctimas judías deportadas de Francia con la complicidad del gobierno de Vichy.

14 Museo Cognacq-Jay

Musée Cognacq Jay, Paris  © OTCP - Clémence Raunet

Fundadores de los grandes almacenes de la Samaritaine, la pareja Cognacq-Jay dedicó una parte de su fortuna a comprar obras y objetos de arte (pinturas, esculturas, muebles...) con una predilección por el siglo XVIII francés.

15 Plaza de los Vosgos

Place des Vosges, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Intacta. Desde su construcción ordenada por Henri IV en 1604, la antigua plaza Real fué milagrosamente preservada. Los treinta y seis pabellones que la enmarcan presentan hoy día la el mismo conjunto armonioso que a sus orígenes: Fachadas de ladrillos, aticos de tejas a la francesa y planta baja formada por una galería de arcadas para pasear. Algunos mosqueteros del rey y estaríais transportados a una película de capa y espada...o de vuelta al fastuoso carrousel que inauguró la plaza en 1612, con ocasión de la boda de Louis XIII y Ana de Austria.

16 Maison Victor Hugo

Maison Victor Hugo, Paris © OTCP - Henri Garat

Victor Hugo vivió en el segundo piso del Hôtel de Rohan-Guéménée entre 1832 y 1848. Allí escribió algunas de sus obras principales - Marie Tudor, Ruy Blas, Les Burgraves, Les Chants du crépuscule, Les Voix intérieures, y una buena parte de Les Misérables -... En ésta casa también recibió a personalidades como Lamartine, Vigny, Dumas o Gautier.