París pueblo

Montmartre, el Sagrado Corazón, Pigalle, el barrio Batignolles… En busca del Paris pintoresco.

Siguiendo una multitud de saltimbanquis, se sube en la pintoresca loma coronada por el Sacré-cœur, el segundo sitio el más visitado de París. Tomando el tiempo para gandulear, se discubren las delicias de una aldea parisina rara, para llegar, de aldea en aldea, a las Batignolles, un lugar discreto pero muy de moda. Luego se pasea al lado de los teatros Saint-Georges et de la plaza Gustave-Toudouze.
 
Cerca de los campanarios, se empieza el día en la barra, con un café con leche y rebanadas de baguette crujiente.
 
Se pasea, se compran buenos productos rue Lepic, rue des Martyrs, rue Caulaincourt…y también tejidos cerca de la rue d’Orsel, en el mercado Saint-Pierre, o guitarras, porqué no, rue de Douai y rue Victor-Massé. Se almuerza en un bar con platos calientes y ensaladas crujientes.
 
Y, como esta aldea sufre un poco de la enfermedad de la moda, se buscan a los creadores y galerías detrás de las charcuterías y de las mantequerías. De noche, se viste – o no – para salir de fiesta, bailar o sólo ir al cinema.

1 Los Batignolles

Fleuristes dans le quartier des Batignolles, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Se habla de él como de « un barrio tranquilo ». ¡En el barrio des Batignolles se tiene un poco la sensación de estar en un pueblo: con su mercado, su iglesia, su plazoleta y su cementerio !

2 Parque Clichy-Batignolles Martin Luther-King

Skate park du Parc Clichy-Batignolles, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Auténtico lugar de vida y de intercambios, el parque Martin Luther King es el fruto de una reflexión sobre el medio ambiente y la rehabilitación. La mairie de París le ha dado ese nombre en homenaje al pastor que luchó toda su vida contra los prejuicios raciales en los Estados Unidos.

3 Cementerio de Montmartre

Cementerio de Montmartre, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Los aficionados de Montmartre se encuentran aquí para respirar el arte en el aire libre, seguir el sol y las ardillas entre las hojas de arce, encontrar a multitudes de poetas y generals, pensadores, inventadores, y también a la dama de los camelias. Uno busca a Vigny, Nijinsky o Guitry un un laberinto de caminos cubiertos de liquenes y escalas retorcidas, y encuentra gatos, el busto de Rodin, el puente Caulaincourt, y a Alexandre Dumas, Zola, Degas, o Dalida. Y se sigue buscando, a Poulbot, Truffaut o Feydeau. Por encima de la capillas cinceladas, por arriba de Stendhal y Berlioz, polladas de gorriones pían en los castaños. El encanto se prolonga sobre 11 hectáreas.

4 Avenue Junot y villa Léandre

Villa Léandre, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Todavía en las cuestas de la Loma, pero más allá de la escuptura del Passe-Muraille – en la plaza donde vivió Marcel Aymé, - está la avenida Junot. En ella se hallan las casas cúbicas del Art Déco. Algunos pasos más lejos, el decorado cambia, revelando la Villa Léandre. Está en un cuento de hadas !

5 Moulin de la Galette

Moulin de la Galette restaurante, Paris © OTCP - Marc Bertrand

El Blute-fin y el Radet formaban juntos el "Moulin de la Galette". Estos molinos no solo servían a moler trigo sino también flores o a exprimir la uva de las vendimias. En los años 1860, el Blute-fin sufre importantes cambios y se le añade una sala de baile popular antes de cambiarle el nombre por el de Moulin de la Galette. Aquí es donde Renoir pintó su lienzo el "Bal du Moulin de la Galette", que se puede admirar en el Musée d'Orsay. Con el paso de los años, el Moulin de la Galette se convierte sucesivamente en music-hall, en estudio de televisión y en restaurante. ¡El Moulin de la Galette no ha parado y no para de atraer a todo tipo de artistas!

6 Espacio Dali de Montmartre

Espace Dali Montmartre © OTCP - Marc Bertrand

Al lado de la plaza del Calvaire, en un estraño sanctuario de sótano se hallan más de 300 obras del maestro catalán, presentadas en una coregrafía de sonidos y luces. Litografías, escuptúras, muebles surrealistas, como los famosos Relojes blandos, Alice en el país de la maravillas, el sofá Labios de Mae West, el Elefante espacial y todo un bestuario fantástico, recuerdan las fantasías de Salvador Dali. En algunas datas, unos talleres proponen iniciar a los niños a la creatividad lúdica de este surrealista genial.

7 La plaza del Tertre

Portraits sur la Place du Tertre, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Es el reino del floclore, entre las terrazas de restaurantes y los caballetes de artistas retratistas luchando entre sí para los 140 emplazamientos – 2 artistas en alternancia por metro cuadrado. Sin embargo, la plaza histórica de esta aldea vale el afrentarse con la muchedumbre.

8 La loma Montmartre

Basilique du Sacré-Cœur de Montmartre, Paris © Thinkstock

Para Venecia las gondolas, para Montmartre las escaleras : deportivas, pero tan románticas ! Y hay tantas novelas, leyendas y tantos destinos fabulosos en esta loma, del antiguo Bateau-Lavoir, donde fueron creadas por Picasso las señoritas de Avignon, hasta el café de Amélie Poulain, rue Lepic. Su almacén es un poco más lejos, en la rue des Trois-Frères. Sí, hay que seguir subiendo, pero Montmartre se tiene que merecer ! Suban por la rue Tholozé, para ver una película o beber una copa en el jardín de invierno de un cinema minúsculo apadrinado por Buñuel y Cocteau. Paren arriba de la calle, bajo los últimos molinos, antes de seguir subiendo…Ánimo ! Arriba del todo está el Sacré-cœur, rodeado por un laberinto de calles milagrosas y una viña donde se celebran vendimias cada año. Qué más ? El busto de formas generosas de la plaza Dalida, vistas vertiginosas sobre los techos de París, multitúdines sorprendentes y miles de esquinas apacibles. Desde el parque de la Turlure o la Rue du Chevalier-de-la-Barre, el Sacré-Cœur es tan estupendo de perfil, de frente o por detrás !

9 La basílica del Sacré cœur

Basilique du Sacré Coeur, Paris © OTCP - Amélie Dupont

En 1873, la Asemblea Nacional votó la construcción de una basílica dedicada a la adoración perpetual del corazón sagrado, el la loma de Montmartre. El sitio fue escogido por su altitud (127 metros) pero también por su simbólica : esta colina había sido sanctificada mucho tiempo antes por el martirio de Santo Denis, y luego « mancillada » por las exacciones de la Comuna en 1870. Por causa de muchos problemas, controversas y carreras subterraneas, que fueron llenadas con 83 pilares enterrados, las obras de esta construcción reaccionaria duraron 40 años. Estos esfuerzos fueron recompensados. Visto desde abajo, sus conturnos romano-bizantinos evocan un derroche de nata batida sobre jardines en terrazas : el verde y el blanco alternan con porciones de azul. Desde arriba, desde las escaleras, y aún más desde la cúpula, la vista es prodigiosa.

10 El Museo de Montmartre

Parce Domine, Musée de Montmartre © OTCP - Ville de Paris

En el siglo XVII, esta « folie » o gran casa particular pertenecía al comediante Rosimond, el succesor de Molière. Mucho más tarde, fue el taller de , Auguste Renoir, Raoul Dufy, Francisque Poulbot, Suzanne Valadon y su hijo Maurice Utrillo. La casa sigue amarrada a la historia con sus letreros de cabaré y carteles de baile. Le Chat noir, le Lapin agile, los bailes del Moulin-Rouge y del Moulin de la Galette, le Divan japonais son unas de estas instituciones. El humorista Aristide Bruant trajó aqui una armada de poetas noctámbulos. La Goulue, Jane Avril et Nini Patte-en-l’air fueron los modelos de Henri de Toulouse-Lautrec, Théophile Steinlen, Adolphe Willette…

11 Jardín de vida silvestre Saint-Vincent

Jardin Saint Vincent, Paris © OTCP

Largo tiempo abandonado, este empinado jardín ha permitido que se desarrollen saúcos, digitales, zarzamoras, hiedra, y varias colonias de animalitos silvestres. Si se ha decidido salvar y preservar este frágil pero hermoso y poético lugar, es para poder observar y estudiar su ecosistema y biodiversidad tan únicas. Solo en visitas guiadas.

12 Halle Saint-Pierre / Museo de Art brut, Arte singular

Halle Saint-Pierre © OTCP - Marc Bertrand

En medio de una preciosa arquitectura de estilo Baltard, orientada hacia los jardines de la Butte Montmartre, la Halle Saint Pierre alberga un museo, una galería, una librería, un auditorio y un café.

13 Mercado Barbès

Ultramarinos africanos, Barbès, Paris  © OTCP - Amélie Dupont

Todos los sábados por la mañana, abajo del metro aéreo, el boulevard de la Chapelle acoge a un mercado multicolor, tan famoso por su ambiente como por sus precios asequible.

14 Plaza des Abbesses

Place des Abbesses, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Existen muchas cosas interesantes para ver en la place des Abbesses : la boca de metro diseñada por Hector Guimard, el tiovivo, las farolas de hierro fundido y la fuente Wallace… También se puede observar, en la plazoleta Jéhan-Rictus siempre llena de crios, una pared, obra diseñada en lava esmaltada, cubierta por declaraciones de “Te quiero” en 311 idiomas.

15 Pigalle

Station de métro Blanche, Paris © OTCP - Marc Bertrand

De la plaza Anvers a la plaza Clichy, los noctámbulos, neones y carteles luminosos han siempre sido despiertos desde…la noche de los tiempos o casi. En el París de antaño, el vino, gravado al entrar la ciudad, resultaba menos caro para los que se divertían fuera, en el guirigay de Montmartre, con el pueblo, los artistas, las fulanas y los libres pensadores. La aldea fue luego anexada a la capital, pero se mantuvo el jaleo. Los piano bares, discos, clubs privados, salas de concierto, café-teatros, music-halles, cena-espectáculos, pubs, y cabarés pueden sobrebir sólo 3 temporadas o más de cien años. En los años sesenta, Gainsbourg cantaba “les petits gars de Liverpool” en el Bus Palladium, y muchos siguieron su ejemplo. Al fondo de la turbulenta rue Fontaine, a las 5, cuando el París de Dutronc se está despertando, la plaza Blanche tiene mala cara : pero le basta una cabezada, y ya no se ve nada !

16 El Moulin Rouge

Moulin Rouge, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Cuantos molinos había antes en la colina de Montmartre ! Cerraron uno detrás del otro, como el Molino de la Galette que se volvió en sala de baile popular. En 1889 se abrió un edificio con fachada de molino : su pista de baile, sus mirores y el elefante de su jardín eran sensacionales. El French Cancan – medias negras, ligas y frufrús – volvió eufóricos a los espectadores, y famosísimas a la Goulue y sus colegas. Fueron creados los primeros desfiles, Minstinguette en 1907, o las Dolly Sisters que venían de Broadway. Después de la guerra acudieron principiantes : Edith Piaf, Montant, Trenet, Aznavour…Estrases, plumas y chispas contribuyen cada noche a la mágia del Moulin Rouge.

17 El Museo de la Vida Romántica

Musée de la Vie Romantique, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Una alameda bordeada con árboles, un jardín rectangular lleno de flores, un pequeño hotel lejos del ruido : aquí vivió el pintor e esculptor Ary Scheffer de 1830 a 1858. Delacroix, George Sand, Chopin eran sus vecinos, y todos los intelectuales y artístas de París (Liszt, Rossini, Tourgueniev, Dickens…) acudían a este salón taller. Hoy en día, de cuarto en cuarto, estará acompañado por Chopin al piano, encontrará Georges Sand y los cuadros de Ary Scheffer y de sus contemporáneos.

18 El Museo Gustave Moreau

Musée Gustave Moreau, Paris © DR

Dibujos, pinturas, acuarelas y esculturas del pintor simbolista Gustave Moreau (1826-1898) están expuestos en los talleres que ha creado en su casa familiar. También se puede visitar el apartamento del pintor situado en el 1er piso.