París artista

La Academia francesa, el teatro de Odeón, las Bellas Artes, el museo de Orsay...paseo por el París artista

Bienvenido a la rive gauche, Babilonia de las cosas bellas. Ojee una revista de moda o de arte con sus paginas en papel glaseado: esta pequeña tierra de elegancia siembra indolentemente sus direcciones de modistos chic y choc, de galerías, de anticuarios, de cafés literarios, de editores premiados.
 
Nada extraño ya que las musas le han dado de tiempo en tiempo la Academia francesa, el teatro de Odeón, las Bellas Artes, el museo de Orsay... Y que ellas han hecho del Montparnasse de los años locos el punto de anclaje de los artistas del mundo entero, antes de llevarlos del lado de Saint-Germain.
 
Es normal de encontrarse con muchas cosas! Por todos lados, el arte desborda de las entradas de los talleres-museos y de las tiendas. Es el Centaure de César en el cruce de la Croix-Rouge, son los herrajes del siglo XVII de las casas, calles de Buci y Saint-André-des-Arts, est la fuente de las Quatre-Parties du monde, avenida del Observatorio. Y si la ciudad lo ensordece, vaya un poco a los jardines del Luxembourg, de Montsouris, de Georges-Brassens, Atlantique.

1 Museo de Orsay

Musée d'Orsay, Paris © OTCP - David Lefranc

En 1970 se piensa en demoler la estación de Orsay, y es salvada por poco, y luego catalogada como patrimonio histórico. Sus inmensos volúmenes son transformados en un museo sublime, su marquesa, su nave y sus cúpulas, sus pilares de hierro fundido, sus decorados de estuco. Sobre un fondo de vidrio, el inmenso reloj de la parte central domina un recorrido cronológico, alrededor de tres niveles principales, en el corazón de la creación artística occidental, de 1848 a 1914. Pintura, escultura, artes gráficas y objetos de arte dan lugar también al mobiliario, la arquitectura y la fotografía. El periodo es tan fecundo, las colecciones tan ricas en maravillas (y en “ismos”: expresionismo, fauvismo, etc.) que parece imposible poder elegir una única obra maestra.

2 Notre Dame de la Médaille Miraculeuse

En 1830, la Virgen ordenó a Catherine Labouré, novicia del convento de las Filles-de-la-Charité-de-Saint- Vincent-de-Paul, de estampar un medalla que proteja a sus portadores. Los primeros milagros son señalados cuando el cólera arrasa París. La medalla distribuye sus mercedes a través del mundo, Catherine es canonizada, los peregrinos acuden numerosos a la capilla. Este lugar de peregrinación está reservado exclusivamente para la oración: el silencio, no foto y código de vestimenta.

3 Iglesia Saint-Sulpice

Eglise Saint Sulpice, Paris © Thinkstock

Esta iglesia es tan imponente como una catedral. Las obras comenzaron en el siglo XVII, a partir del edificio original del siglo XIII y duraron 135 años. Su historia le ha dejado tesoros de cada época: un coro ornado con estatuas de Bouchardon, una Virgen con Niño y dos pilas de agua bendita con forma de concha esculpidas por Pigalle, la capilla de los Santos Ángeles cuyos frescos ocuparon – ¿agotaron?- los últimos diez años de la vida de Delacroix. Un concentrado de historia que atrae cada año a una multitud de peregrinos que vienen a admirar sus tesoros.

4 Saint Germain des Prés

Eglise Saint-Germain-des-Prés, Paris © OTCP - Amélie Dupont

El barrio tiene por fronteras el Sena, el Luxembourg, bulevar Saint-Michel y la calle des Saints-Pères. Debe su nombre a la iglesia cuyas primeras piedras datan del año 557 y los mas antiguos vestigios todavía visibles son de los alrededores del año 1000: ¡Un islote de eternidad rodeado por el swing de las modas cambiantes! Desde los años veinte, el mundillo de las letras y de las artes gravita alrededor de los cafés de Saint-Germain. Luego de la Liberación, explota el existencialismo, dirigido por Camus y Sartre, mientras que el Jazz hace temblar los sótanos: Sidney Bechet al clarinete, el escritor Boris Vian a la trompeta...Esta época pertenece a la leyenda, pero Saint-Germain es todavía un dédalo de calles antiguas dedicadas al arte, a los libros y a la moda.

5 Museo Eugène-Delacroix

Eugène Delacroix, La liberté guidant le peuple © Thinkstock

Como Delacroix, usted atraviesa la bella y pequeña plaza Fürstenberg. Empuje la puerta de este alojamiento “definitivamente agradable”, según la opinión del mismo artista. El retrato de Jenny Le Guillou, su fiel ama de llaves, coteja La Madeleine en el desierto que maravillo a Baudelaire. Del salón hasta el taller que se abre sobre el jardín, se pueden ver mas pinturas, álbumes de viajes o cuadernos de escolar...cubiertos de esbozos y de caricaturas.

6 Escuela nacional superior de Bellas Artes

Ecole nationale supérieure des Beaux-Arts, Paris © ENSBA - Jacques Pépion

Sólo unos cuantos privilegiados pueden estudiar en Bellas Artes, pero todos podemos ir, con cita previa, a cruzarnos con siglos de arquitectura. Del siglo XIX – edificio des Loges, palacio des Études, etc. –, pasamos al hôtel de Chimay, muestra de los siglos XVII y XVIII. Y así preparados para lo mejor, llegamos a la capilla de Louanges. Sus réplicas de obras de arte de Miguel-Angel, se enroscan bajo la cúpula más antigua de París, en los vestigios del convento de los Petits-Augustins, edificado a comienzos del siglo XVII para la reina Margot.

7 Institut de France

Institut de France, Paris © Thinkstock

La Academia francesa, fundada por Richelieu en 1635, eclipsa un poco a sus hermanitas, las Academias de las inscripciones, de las bellas letras, de las ciencias, de bellas-artes, de ciencias morales y politicas, como también la biblioteca Mazarine. Sin embargo, cada una se aloja alrededor de la famosa cúpula vestida de verde de los inmortales, en un Instituto dedicado al mecenazgo y a la promoción del patrimonio cultural.

8 Museo de la Monnaie

Paris, Musée de la Monnaie © OTCP - Amélie Dupont

En un opulento palacete del siglo XVIII, 2000 piezas de moneda, 450 medallas y placas pero también instrumentos, archivos, pinturas, grabados, vitrales y esculturas cuentan la historia de Francia desde el Renacimiento a través de la crónica de sus dineros.

9 Odéon

Théâtre de l'Odéon, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Transeúntes tranquilos o con prisa, tráfico denso, luces de los cafés, fachadas de lugares históricos, sinuosas colas frente a los cines… Ese el ambiente del barrio Odeón a cualquier hora del día. ¡Una verdadera concentración de vida y de cultura en pleno París histórico!

10 Museo Curie – Instituto del radio

Institut du radium, Musée Curie - Paris © OTCP - DR

Es aquí en el Instituto del radio, que Marie Curie, su hija y su yerno, Irène y Frédéric Joliot-Curie, efectuaron sus trabajos de investigación luego del deceso de Pierre Curie, en 1906. El laboratorio transformado en museo muestra una parte de la historia de las ciencias relacionada a esta familia que ha obtenido cinco premios Nobel.

11 Jardín y museo del Luxembourg

Jardin du Luxembourg, Paris © Thinkstock

Los niños lo adoran por sus caballos de madera, sus veleros que uno empuja con una caña sobre el gran estanque, sus stands de golosinas, su teatro de marionetas, sus poneys... Algunas personas ponen sus caballetes para pintar o su juego de ajedrez, otros sus sueños, su cuaderno de notas, su ordenador. En las sillas de hierro forjado, se hacen siestas deliciosas a los pies de las damas de Francia, que forman una ronda de estatuas. ¿Marie de Medicis habría imaginado un éxito tan grande cuando ella encargo la realización del palacio y del jardín? La viuda de Henri IV deseaba reencontrar un poco de su Florencia natal. De la gruta a la italiana que ella hizo construir en 1630 queda la fuente de Medicis con sus nichos y sus náyades. El palacio se ha transformado en la sede del Senado. El administra el jardín y el museo, donde se hacen exposiciones centradas sobre el arte moderno y el Renacimiento, por supuesto, en memoria de la reina florentina.

12 Museo Zadkine

Musée Zadkine

Ossip Zadkine vivió y trabajó en esta casa taller desde 1928 hasta su muerte en 1967. Las obras expuestas, sacadas de una colección de mas de 400 esculturas, muestran su evolución...y se confrontan a la modernidad: a través de artistas invitados, el taller a vuelto a encontrar su función original. ¡Aquí se crea!

13 Torre Montparnasse

Barrio Montparnasse, Paris © Thinkstock

Sus 59 pisos de acero y de cristales ahumados, edificados en 1973, hicieron gritar de indignación. Pero desde entonces, la gente se ha acostumbrado a verla desde los cuatro puntos de París. Su centenar de ventanas iluminan la noche y, desde su punto que culmina a unos 210 metros, uno tiene un punto de vista inigualado... pero no hasta el océano de donde vienen los trenes, tampoco hay que pasarse.

14 Jardín Atlantique

Jardin Atlantique, Paris © OTCP - David Lefranc

Para permanecer en las alturas y saborear un poco el aire exótico, el viajero de Montparnasse tiene que subir hasta los jardines Atlantique que coronan la estación. ¡Sí, sobre los techos! Una proeza de suelo ondulado como las olas y de pinos siempre verdes, con su estanque des Miroitements (reflejos), su fuente de la isla de las Hespérides, sus pistas de tenis y sus fantásticas áreas de juegos dedicados al océano.

15 Museo Bourdelle

Musée Bourdelle, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Al alba del siglo XX, los talleres se multiplicaban en Montparnasse. El de Émile-Antoine Bourdelle reúne hoy en día 500 obras esculpidas en mármol, yeso, o bronce, pinturas, pasteles... Del Centauro muriente del gran hall, uno se desliza hacia la intimidad del antiguo apartamento. Una galería de ladrillos enmarca los bronces del jardín que dan a la calle. La exposición continúa en los talleres y en las salas donde la alquimia de la obra estalla sobre el fondo de las blancas paredes. Ella se prolonga entre las enredaderas y las acacias de un jardín interior donde “la primavera ríe, el verano arde y el tiempo sueña” escribía el escultor.

16 Memorial de la Liberación de París – Museo Jean Moulin

Memorial Leclerc, Paris © DR

Aquí, se puede observar la acción de dos figuras emblemáticas de la Segunda Guerra mundial: Uno Francés libre, el otro resistente. Un muro de imágenes formado por archivos audiovisuales hace viajar al visitante hacia el París ocupado, el París insurgente, y al final el París liberado.

17 Fundación Henri-Cartier-Bresson

Fondation Henri Cartier Bresson, Paris © DR

El ojo del siglo XX, Henri Cartier-Bresson a captado el África colonial, la guerra civil española, la Liberación de París, las ultimas horas de Gandhi, la victoria de los comunistas chinos...Sus retratos han captado Camus, Faulkner, Mauriac y cien otras figuras contemporáneas. En un taller de los anos 1910, la fundación expone la obra del fotógrafo a través de fotografías originales, planchas, dibujos, etc. Al mismo tiempo que se abre a otros artistas.

18 Cementerio del Montparnasse

Cimetière Montparnasse, Paris © OTCP - Daniel Thierry

Baudelaire reposa cerca de ese monumento donde se agacha un genio del mal rodeado por pequeños poemas dejados por admiradores. Desde 1824, la necrópolis del sud de París es un verde campo santo de artistas y de gente de letras: Bartholdi, César, Duras, Ionesco, Maupassant, Sartre y Beauvoir, Zadkine están ahí. Gainsbourg, revisor de los Lilas, cosecha los tiquets de metro. Brancusi a dejado un Beso cubista et Niki de Saint Phalle un gato en mosaicos para iluminar la tumba de un amigo. Pero lo más sorprendente, los aficionados de pintoresco, lo descubrirán sobre las tumbas de los esposos Pigeon!

19 Fundación Cartier para el arte contemporáneo

Fondation Cartier pour l'art contemporain, Paris © OTCP - Marc Bertrand

Bajo los auspicios de un cedro del Líbano plantado por Chateaubriand en el siglo XIX, la arcada de vidrio imaginada en reflejos y transparencias por Jean Nouvel reanuda, desde 1994, con la tradición artística del barrio. Detrás de una pantalla de vidrio que prolonga la perspectiva del Bulevar Raspail, el Theatrum Botanicum, jardín de aspecto salvaje, rodea el edificio cuya entrada se orna de un muro vegetal. Al interior, un espacio de acero con una trama muy fina, ligero y luminoso, invita a la creación contemporánea bajo todas sus formas a tomar posesión del lugar.

20 Observatorio de París

Observatoire de Paris, Paris

« Esta en juego Señor, la gloria de vuestra Majestad», juran los hombres de ciencia a Louis XIV para obtener un observatorio astronómico. Ocho años más tarde, en 1672, el edificio es acabado según los planos del arquitecto Claude Perrault, hermano del contador de cuentos. La visita guidada de la Luna, de las fases de Vénus y de las manchas solares se hacen con reservación, y hasta de noche en algunas ocasiones.

21 Plaza Denfert-Rochereau y Catacumbas

Les Catacombes, Paris © Thinkstock

En la encrucijada de numerosas avenidas, el león de bronce de Bartholdi gira su mirada hacia el oeste para no ofender al enemigo pruso combatido en Belfort en 1870. En su contorno, se alzan dos de los impopulares pabellones de concesiones que marcaban el muro que rodeaba París hasta el siglo XIX. En Denfert también se abre la bajada hacia el “imperio de la muerte” o las catacumbas, esos complejos subterráneos que se convirtieron en depósitos osarios del cementerio de los Innocents en 1785. A la murallas de craneos y a las rotondas de tibias, las almas sensibles escogerán una escapada por la rue Daguerre y sus alrededores, entre la crema de los coquetos comercios y de las golosas esquinas.

22 Parque Montsouris

Parc Montsouris © OTCP - Marc Bertrand

Como su mellizo des Buttes-Chaumont, este jardín paisajista del segundo Imperio se inspira de los parques londinenses. Grutas, curvas y valles artificiales hacen tan buena ilusión que hasta el herrerillo encopetado y el canario se dejan engañar. Sobre la isla, sus polleras vecinan con las tortugas de Florida, los patos salvajes – cabeza verde, pico amarillo, cuello blanco y pechera color chocolate- y sus compañeras, de atuendo más simple y parduzco. Alrededor del lago : amplias praderas de césped, juegos, un ginkgo biloba y 1 399 arboles mas y hasta hay un observatorio meteorológico.

23 Parque Georges-Brassens

Parc Georges Brassens, Paris © OTCP - Amélie Dupont

Con un simple paseo en tranvía, se va de la Cité universitaria hasta el parque Georges-Brassens para unas nuevas aventuras bucólicas entre colmenas, viñas de pinot noir, madreselva y jazmín del jardín de los olores ; divertidas aventuras, también, pin-pon, tío-vivo y paseos en poney, escalada ; también sabias aventuras en el mercado des bouquinistes,cada fin de semana, debajo de la halle aux chevaux, los antiguos mataderos de Vaugirard.

Reserve su activitad
Reserve su estancia